Museo del Chocolate en Barcelona, España

Hace quinientos años, el chocolate en forma de grano de cacao llegó por primera vez a Europa. Al entrar en España, Hernán Cortés y sus conquistadores trajeron el dulce especiado con ellos después de saquear los imperios mayas y aztecas de América Central, donde los granos de cacao se habían utilizado para crear variantes de chocolate durante más de 3.000 años.

En honor a esta transferencia transatlántica, el Museo del Chocolate (Museu de la xocolata) de Barcelona, en España, fue fundado por el Gremio de Confitería de Barcelona (Gremi de Pastisseria de Barcelona) en el año 2.000 en un antiguo convento en el barrio del Born de la ciudad vieja de Barcelona.

El museo lleva a los visitantes en un viaje a través de la historia del chocolate desde el descubrimiento del grano de cacao en el Nuevo Mundo hasta su popularidad moderna.

Museo del Chocolate

Y aunque la sección de historia del museo no es en absoluto perfecta, los visitantes obtienen una trayectoria general de evolución del chocolate muy interesante, pudiendo admirar notables esculturas increíblemente detalladas que llenan el museo. Al utilizar las estatuas para representar de forma visible la innovación moderna del chocolate, el arco de la historia del chocolate se siente bastante completo y atractivo.

Barcelona chocolate

A la entrada del museo, los invitados son recibidos por un enorme mono de chocolate blanco llamado Snowy, junto con su propia barra de chocolate como parte de la entrada al museo.

Museo del Chocolate Don Quijote

Mientras saborean el chocolate confitado, los invitados pasan por delante de esculturas revestidas de vidrio hechas completamente de chocolate. Las esculturas incluyen algunos iconos culturales famosos como Minnie Mouse y Louis Armstrong.

Chocolate Museum

Sin embargo, la mayor parte del trabajo con chocolate en el museo se centra en la arquitectura española, que muestra con orgullo la Sagrada Familia, una de las famosas casas de Gaudí, y criaturas del Parque Guell.

Sagrada Familia de chocolate

Combinando historia, la delicia favorita del mundo y una pequeña pizca de orgullo español, el museo ofrece algo en concreto para cada amante del chocolate.

Toro de chocolate

En Semana Santa, el museo organiza un concurso anual de “monas”. Las monas son las propias esculturas de chocolate, y pueden ser edificios famosos, personas o personajes de dibujos animados.

Fuente: sonidonorte.es/audiovisuales/













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario