Palenque: la ciudad maya y los alienígenas

En el año 1.746, un sacerdote español y su familia buscaban nuevas tierras para poder cultivar, y fue así como, en un momento dado, se toparon con las ruinas de Palenque, en Chiapas, al sur de México.

Años después, la elaborada ciudad maya de Palenque se vería envuelta en una conspiración alienígena revelada por el descubrimiento del gobernante Pakal “el Grande”.

Palenque

Los primeros europeos en ver el magnífico sitio de Palenque quedaron tan impresionados cuando llegaron a él que estaban convencidos de que los griegos o los romanos habrían participado en su construcción. Parecía imposible que alguien más pudiera ser responsable de un trabajo tan sofisticado e intrincado. Incluso los artistas enviados para sacar copias de los elaborados relieves y esculturas no pudieron evitar confundir las imágenes del rey Pakal con Apolo.

Palenque

En 1.786, el rey Carlos III de España exigió tomar muestras de la zona, y el proceso fue algo “severo”. Por ejemplo, durante los trabajos de extracción de una talla elaborada de la pata de un trono, dicho trono se derrumbó completamente. Por otro lado, quedaron cientos de huecos vaciós donde se encontraron los mejores ejemplos de glifos. Sin embargo, todas aquellas personas que estuvieron estudiando y trabajando en la zona, se perdieron el verdadero tesoro, el cual no fue descubierto hasta mucho más tarde.

Palenque

En 1.949, los arqueólogos mexicanos dirigidos por Alberto Ruz comenzaron una nueva etapa de excavaciones en Palenque. En el Templo de las Inscripciones, los agujeros en el suelo daban a pie a que algo pudiera haber debajo. Después de tres años de excavación a través de escaleras descendentes llenas de escombros y corredores amurallados, los arqueólogos lograron ese “verdadero tesoro” que la expedición española no encontró.

Tumba de Pakal el Grande

El tesoro consistía en un sarcófago de 13 metros de largo, por 7 de ancho, con un peso de 5 toneladas y cubierto con bajorrelieves. El sarcófago se encontraba en el centro de una habitación decorada con murales y llena de ofrendas. En su interior yacía el cuerpo del rey K’inich Janaab’ Pakal, más conocido como Pakal “el Grande”, que gobernó hasta que murió a la impresionante edad de 80 años.

Relieve

Las imágenes talladas en el sarcófago han sido tema de debate para teóricos de la conspiración y cazadores alienígenas. Desde un punto de vista arqueológico maya, los relieves representan al rey muerto, en la cima del sol poniente, cayendo en las fauces abiertas del monstruo terrestre. De su cuerpo, crece el árbol Ceiba con un pájaro celestial encaramado en la parte superior.

Palenque alienígena

Casi al mismo tiempo que surgió la teoría maya del calendario del día del juicio final, aquellos con imaginaciones salvajes voltearon la imagen de lado para una nueva interpretación. La imagen, dicen, representa claramente al rey sentado detrás de los controles de una nave espacial, con sus dedos girando diales, mientras navega hacia la nave nodriza. Obviamente, la opinión de que un colectivo tan “primitivo” como los mayas no podría haber logrado tales hazañas arquitectónicas sin la maquinaria moderna, ha perseverado.

Palenque

El descubrimiento de Palenque cambió para siempre el estudio de la arqueología maya, ya que ahora se consideraba que los templos tenían un propósito similar al de las antiguas pirámides egipcias: personas importantes fueron enterradas en ellas. Descubrimientos similares se hicieron en Tikal, en el norte de Guatemala, poco después.

Palenque

Tumba de Pakal

La calavera del Templo de la Calavera - Palenque

On top of Cross Temple

Temple XIV

Palenque

Tumba Pakal

Palenque en la jungla

Palenque Templos













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario