Elche, la ciudad de las palmeras

En la ciudad de Elche, en España, hay un gran bosque de palmeras único en Europa, siendo uno de los palmerales más grandes del mundo. Elche tiene más palmeras que habitantes. Según algunas estimaciones, hay entre 200.000 y 300.000 palmeras aquí distribuidas a través de cientos de huertos.

Las palmeras han existido en Elche desde hace unos 2.500 años. Los primeros ejemplares probablemente fueron plantados en el siglo V antes de Cristo por cartagineses que se establecieron en el sureste de España. Pero el paisaje formal de palmerales con elaborados sistemas de riego que existen hoy en día fue planteado por los musulmanes a finales del siglo X después de Cristo, cuando gran parte de la península ibérica era árabe.

El Palmeral de Elche, vista desde el campanario de la Basílica de Santa María. Elche (Fisheye Vision)
El Palmeral de Elche, vista desde el campanario de la Basílica de Santa María.

Desde la distancia, el Palmeral de Elche aparece como un vasto bosque, pero en realidad, forma parte del paisaje urbano de la ciudad. Los árboles se plantan en huertos compactos, en su mayoría cuadrados o rectangulares, limitados por cercas hechas de hojas de palma secas, o en algunos casos, por muros de yeso.

El Palmeral de Elche. Alicante

En medio del huerto, rodeado de palmeras, suele estar la casa de los inquilinos o propietarios de la tierra. La mayoría de las casas hoy en día están abandonadas ya que los huertos fueron comprados por el consejo local. Algunos de los huertos son actualmente parques públicos donde uno puede relajarse rodeado de palmeras y escuchar el sonido del agua que fluye a través de las tuberías de riego.


Palmeras en Huerto del Cura, el huerto más popular del Palmeral de Elche. Contiene alrededor de 1.000 palmeras, algunas de ellas con unos 300 años de antigüedad.

Históricamente, los huertos fueron plantados con fines agrícolas. Los árboles produjeron sombras que proporcionaron beneficios para el cultivo de verduras. Cuando la ciudad se expandió en el siglo XVII, algunos de los huertos fueron abandonados. Este proceso se agravó con la revolución industrial y la llegada del ferrocarril en el siglo XIX. Con el tiempo, los bosques perdieron su papel agrícola y la cosecha se convirtió en una mera actividad anecdótica principalmente para consumo doméstico o local. En la actualidad, el papel de las palmeras es más de paisaje y de activo cultural que de un lugar con fines agrícolas.

Reconociendo la importancia cultural del sitio, en el año 2.000 la UNESCO designó al Palmeral de Elche como Patrimonio de la Humanidad.

Palmeto-Palmeral
Huerto del Cura.

Palmeral de Elche













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario