Parecidos entre personas y obras de arte

El fotógrafo austriaco Stefan Draschan se pasa horas paseando por los museos de todo el mundo en busca de curiosas fotografías donde los visitantes coinciden perfectamente con las pinturas que están viendo.

El proyecto comenzó accidentalmente el verano de 2.014, cuando Draschan vio a un tipo sentado frente a un cuadro de Georges Braque en Berlín. Fue su primera foto en la que el visitante se parecía a la obra. Seis meses después, en Munich, vio a otro hombre que se asemejaba a un enorme jarrón griego que tenía detrás. Cuando descubrió a una mujer sentada frente a un Vermeer en Viena, Draschan tuvo una buena idea de cuál sería su próximo proyecto. Draschan comenzó a buscar sistemáticamente más de estas coincidencias.


Foto de Stefan Draschan.

“Después de fotografiar los mismos museos en los últimos años, Draschan ha desarrollado una comprensión firme de sus diseños, y casi puede predecir el patrón que los clientes seguirán“, escribe Katherine McGrath en Architectural Digest. “Si ve un visitante en la habitación, le seguirá hasta que se alinee con un trabajo que ya ha analizado en su mente. Las obras resultantes juegan con el color, la forma, el patrón y el tamaño para enfatizar los elementos correspondientes entre el arte y el sujeto”.

**Todas las fotos de este post son de Stefan Draschan.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario