Los pastores sobre zancos de Landas

La región de Landas (Landes en francés), al suroeste de Francia y limitando con el Golfo de Vizcaya, está cubierta por un gran bosque de pinos. De hecho, es el bosque de pinos marítimos más grande de Europa. El pino marítimo es una especie nativa de la región mediterránea. Pero hace cien años, el paisaje era muy diferente. En lugar de bosques había una gran llanura que se extendía de horizonte a horizonte. Esta llanura estaba cubierta de raquíticos arbustos y brezal seco que fue quemado periódicamente por la población local para crear tierras de pastoreo para las ovejas. Alrededor de la mitad del siglo XIX, se estima un millón de ovejas habitaron esta zona.


Postal de 1.938 que muestra a pastores de la región pantanosa de Landas en Francia, subidos a altos zancos para controlar a las ovejas.

Las ovejas eran controladas por pastores que se movían en altos zancos. El uso de zancos tenía varias ventajas. Ampliaba el campo de visión y permitía ver a las ovejas que estaban más alejadas. Los zancos también aumentaron la zancada, permitiendo cubrir largas distancias en menos tiempo. Y lo que es más importante, permitían atravesar el suelo blando y pantanoso de las llanuras después de una precipitación. De hecho, prácticamente toda la población de Landas trataba de evitar el suelo empapado durante los días lluviosos. Este sistema de locomoción llegó a ser una gran revolución en su tiempo.


Pastor sobre zancos en 1.930.

Los lugareños llamaron a este modo de transporte “tchangues“, que significa “piernas grandes”. Los zancos hechos de madera medían aproximadamente 1,5 metros. El pastor llevaba un bastón que utilizaba como punto de apoyo para subir a los zancos y también para dirigir sus rebaños. El zanco gozaba de una sorprendente estabilidad y comodidad. Habituados desde su niñez a este tipo de artilugios, muchos pastores desarrollaron habilidades extraordinarias de acrobacia y maniobrabilidad. Con los zancos podían coger piedras del suelo, arrancar una flor, simular una caída y levantarse rápidamente.


Pastores de Landas con sus distintivos abrigos de piel de oveja y zancos en 1.936.

En el año 1.808, cuando la emperatriz Josefina fue a Bayona para encontrarse con Napoleón I, el municipio envió una escolta de jóvenes senderistas landeses para acompañar y divertir a las damas de la corte. Las damas se deleitaban cuando veían a los hombres sobre los zancos y arrojaban monedas al suelo para ver cómo se agachaban y se volvían a levantar. Las carreras de zancos fueron también una parte esencial en las aldeas de Gascuña. Los hombres disputaban carreras en las que se jugaban el prestigio, así como las mujeres, que eran tan hábiles o más que los hombres.


Pastor sobre zancos en 1.908.

Sylvain Dornon hizo una demostración sobresaliente de marcha sobre cieno en 1.891 cuando fue de París a Moscú cubriendo una distancia de más de 2.800 kilómetros sobre zancos en tan solo 58 días.


Ilustración de un cartero de Landas a mediados del siglo XIX.

El caminar sobre zancos desapareció gradualmente en Landas a partir de mediados del siglo XIX con el desarrollo sistemático de grandes plantaciones de pinos que transformaron el paisaje y la economía local. La desaparición de los páramos, debido a la expansión de las plantaciones de pino, provocó el final del pastoreo de ovejas, y con él, desapareció la icónica imagen de los pastores sobre zancos.


Pastores zancudos de Landas caminando a través de las calles de Londres el 9 de enero de 1.937.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario