Pestsäule, la columna de la peste en Viena

Ubicada en el centro de una de las calles más famosas de Viena, en Graben, una enorme estructura con numerosas esculturas es en realidad un monumento a la peor plaga de la historia que se desarrolló en Austria.

La gran peste de Viena de 1.679 puso de rodillas a la ciudad imperial. Las estimaciones de la cifra de fallecidos varían ampliamente, desde 12.000 hasta 75.000, algo totalmente devastador. Se cree que aquella plaga fue la misma peste bubónica que apareció por primera vez en el siglo XIV y que se desarrolló de nuevo en el siglo XVII afectando, entre otros, a Viena.

Pestsäule - Vienna, Austria

Los brotes de enfermedades en toda Europa fueron muy perjudiciales para sus ciudades, pero Viena, como encrucijada, fue el punto culminante de la fatal epidemia.

Pestsäule

La peste de Viena difiere en algunos de los primeros enfoques modernos para controlar el brote. A pesar de que hasta entonces la peste era temida y tratada en gran medida con una mezcla de especulaciones religiosas y sanguijuelas, el médico de la ciudad, de Sorbayt, dio los primeros pasos en el campo del saneamiento para controlar la propagación de enfermedades, a la vez que la Hermandad de la Santísima Trinidad creó hospitales especiales para la peste que permitiesen atender enfermos.

Desde la Hermandad también se ocuparon de los cuerpos sin vida, la mayoría de los cuales fueron quemados fuera de la ciudad en fosas gigantescas. Anteriormente, los cuerpos simplemente se dejaban en las calles.

Pestsäule

Mezclando libremente la iconografía religiosa con los motivos dinásticos de los Habsburgo, la columna «Pestsäule» (columna de la peste) de 21 metros de altura es tan propaganda política como monumento sagrado.

The Emperors Crown

La gran columna que vemos hoy en día se instaló en 1.693 en el sitio de una columna más simple (de 1.679 en madera) que se levantó durante la plaga, siendo obra de Johann Frühwirth en honor a la Hermandad de la Santísima Trinidad junto a nueve coros de ángeles.

Pestsäule

En la actualidad, las figuras en la base de Pestsäule representan el triunfo de la fe sobre la enfermedad, mientras que la parte central de la escultura está dedicada a los emblemas y la figura de oración del Emperador Leopoldo I, quien, debe notarse, realizó esta acción desde la distancia cuando huyó de la ciudad durante el brote. Se dice que Leopoldo I prometió levantar una columna votiva si se conseguía erradicar la plaga en la ciudad.

Pestsäule

Pestsäule está coronada con querubines dorados y otras figuras religiosas y, desde hace unos años, cuenta con una red bastante desagradable para evitar el acercamiento de los pájaros.










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *