Las pirámides nubias olvidadas de Meroe

A unos 200 kilómetros al noreste de la capital sudanesa, Jartum, en un valle conocido como Nubia, se encuentran los restos de tres antiguos reinos kushitas. Aquí, uno puede encontrar la mayor concentración de pirámides antiguas jamás construidas.

Aunque son menos famosas que las grandes pirámides de Giza en Egipto, y más pequeñas en tamaño que sus primos egipcios, las pirámides de Nubia no son menos notables. Estas pirámides fueron construidas hace unos 2.500 años, mucho después de que los egipcios hubiesen dejado de sepultar a sus faraones en enormes tumbas, una práctica que casi les llevó a la bancarrota. Los reyes de Nubia, sin embargo, estaban claramente fascinados por estas gigantescas estructuras e intentaron imitarlas.

El Reino de Kush floreció durante 900 años, desde aproximadamente el 800 antes de Cristo hasta el año 280 después de Cristo, y tuvo poder sobre una vasta área que abarcó gran parte del delta del Nilo y se extendió al sur hasta Jartum. Meroe fue la capital durante las fases finales del imperio. Aquí, en su ciudad capital, los nubios construyeron alrededor de 80 pirámides radicalmente reducidas sobre las tumbas de reyes y reinas del reino Kushite.

Estas pirámides varían en altura desde 20 pies (6 metros) hasta 100 pies (30 metros) y se elevan desde cimientos bastante pequeños que rara vez exceden los 25 pies (7,6 metros), dando a los lados de las pirámides ángulos muy empinados. Una de las pirámides más grandes construidas para los gobernantes de Kush fue para una mujer, la reina Shanakdakheto (170-150 antes de Cristo). Los lados de las pirámides están adornados con elementos decorativos de las culturas del Egipto faraónico, Grecia y Roma.

En total, los gobernantes de Kush construyeron más de 250 pirámides, más del doble de pirámides de la totalidad de Egipto. Se distribuyen en una pequeña región en el desierto de Sudán.

Al igual que los antiguos egipcios, los reyes de Nubia fueron momificados y enterrados, cubiertos de joyas, en ataúdes de madera, antes de ser sepultados. Casi todas las pirámides han sido saqueadas hace siglos. En el momento de su exploración por los arqueólogos en los siglos XIX y XX, se descubrió que algunas pirámides contenían restos de arcos, carcaj de flechas, arneses de caballo, cajas de madera, muebles, cerámica, vidrios de colores, recipientes de metal y muchos otros artefactos que atestiguan el extenso comercio meroítico con Egipto y el mundo helenístico.

Hoy en día, Meroe es el sitio arqueológico más grande de Sudán y una de las principales atracciones turísticas del país. Lamentablemente, Sudán, devastado por la guerra civil, ahora recibe menos de 15.000 turistas por año.


Un par de pirámides reconstruidas muestran cómo se veían antes de ser saqueadas.


Relieves dentro de las paredes de las cámaras funerarias.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario