6 julio, 2022

Poenari, el auténtico castillo de Drácula en Rumanía

El castillo de Poenari, en Rumania, es uno de los castillos más antiguos del país.

La fortaleza fue construida en el siglo XIII y, más tarde, ya en el siglo XV, fue ocupada por Vlad Tepes (Vlad el Empalador), quien vivió aquí durante varios años, acometiendo importantes reformas en el castillo. Este hecho explica la popularidad de Poenari entre los fanáticos de Drácula.

Se sabe con certeza que Vlad el Empalador (es decir, Drácula) vivió en el castillo de Poenari durante bastante tiempo.

Si bien el castillo de Bran se considera popularmente como el «castillo de Drácula» por asemejarse a lo descrito en la novela de Bram Stoker, esto no es más que una leyenda publicitada. El casillo auténtico en el que vivió Vlad el Empalador fue el castillo de Poenari.

ruinas poenari
Castillo de Poenari en ruinas.

A pesar de su condición histórica, Poenari es en la actualidad no mucho más que ruinas. El castillo, o lo que queda de él, es visitado constantemente por turistas y está incluido en la gran mayoría de los tours de Drácula. Sin embargo se encuentra algo alejado de los habituales centros turísticos del país, razón por la cual el castillo de Bran pudo haberle ganado esa «fama» de castillo original de Drácula, aunque siendo un hecho irreal.

Poienari se encuentra entre las montañas de los Cárpatos. La fortaleza ofrece una hermosa vista de la garganta del río Argéș.

Para subir a la fortaleza de Poenari, se debe superar una larga y empinada escalera. Son más de 1.500 escalones excavados en la roca los que hay que vencer para contemplar el castillo original de Drácula.

castillo poenari
Vista aérea del castillo de Poenari.

Durante su auge, los muros de la fortaleza tenían más de 3 metros de espesor y había plataformas de observación a lo largo de todo el perímetro. Según la leyenda, Vlad Tepes ejecutó a los boyardos responsables de la muerte de su padre y su hermano en los terrenos de Poenari.

Y desde una de las plataformas, su primera esposa se arrojó al abismo. Se dice que el agua del río donde cayó la mujer todavía está roja.

El castillo de Poenari está rodeado de una gran cantidad de leyendas adicionales. También se cuenta que, en algún lugar de la fortaleza, hay una entrada a un túnel subterráneo que termina en Turquía. Nadie ha visto este túnel, pero por alguna razón no hay dudas de que existe.

Reconstrucción del castillo de Poenari



A través de esta reconstrucción digital, se puede ver cómo pudo lucir durante sus mejores tiempos el castillo de Poenari.

En la Edad Media, Poenari sirvió como una excelente fortaleza defensiva, que protegía el desfiladero del río Argéș y formaba parte del complejo de estructuras defensivas de Rumania desde el norte. A partir del siglo XVI, Poenari comenzó a deteriorarse gradualmente.

La última reconstrucción a gran escala tuvo lugar en 1972, cuando se reforzaron los muros y se construyeron escaleras para que pudieran subir los turistas. Ahora, Poenari se encuentra en un estado de «reconstrucción lenta«; esto significa que, al llegar al castillo, puedes encontrar andamios, pero no ver a un solo trabajador.

Castillo de Poenari desde el aire


Información práctica


Cómo llegar a las ruinas de Poenari: a lo largo del desfiladero del río Argés, pasando la carretera Transfăgărăşan, que conecta dos regiones históricas: Valaquia y Transilvania. La fortaleza se encuentra a una altitud de 50 metros sobre la presa del lago Vidraru.

Un viaje a Poenari se puede combinar con una visita al propio lago Vidraru. No muy lejos de la fortaleza hay un centro de agroturismo ecológico para los amantes de los productos naturales, lo que es un verdadero paraíso.






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.