Port Arthur y el tranvía del convicto en Tasmania, Australia

A mediados del siglo XIX, la península de Tasman, en la costa sureste de Tasmania, se convirtió en el hogar de una de las colonias penales más temidas de Australia.

La península fue seleccionada como un asentamiento penal para los criminales más peligros del país, ya que se situaba aislada geográficamente del resto de Tasmania, rodeada de agua. Al igual que pasaba en la prisión de Alcatraz, los funcionarios de la prisión de Port Arthur corrían el falso rumor de que el agua estaba infestada de tiburones. Su única conexión con el continente era un istmo de treinta metros de ancho conocido como Eaglehawk Neck que estaba cercado y fuertemente custodiado por soldados y perros hambrientos.

Port Arthur

La colonia penal, conocida como Port Arthur, se construyó con base en las teorías distópicas de Jeremy Bentham sobre la topología de la prisión. Como el panóptico, el diseño de la prisión era simétrico, con varias alas para prisioneros que irradiaban desde una sala central, desde la cual los guardias vigilaban. Desde esta posición, cada ala se veía claramente, aunque no las células individuales.

Port Arthur

Sin embargo, Port Arthur no fue una prisión «común». Aquí, el castigo físico fue reemplazado por tortura psicológica, como la negación de alimentos y el aislamiento. Los prisioneros fueron mantenidos encapuchados en compañía de otros y no se les permitía hablar. La falta de compañía llevó a muchos prisioneros a la locura. Convenientemente, se situó un asilo muy cerca de Port Arthur.

Port Arthur

Port Arthur

Port Arthur

La península de Tasman era rica en recursos como madera, piedra y carbón. La explotación de estos recursos de la tierra mantuvo ocupados a los convictos. Dentro de los cinco años posteriores al establecimiento de la colonia penal, los convictos talaron, partieron y aserraron más de cinco millones de metros de madera, mientras que cientos de toneladas de arenisca y ladrillo de arcilla fueron extraídas para su uso en el asentamiento.

Port Arthur

En aquellos días, el trabajo de los convictos era tan abundante que era más barato involucrar a los condenados en trabajos que generalmente realizaban animales o máquinas. Un ejemplo de esto fue el «tranvía del convicto«, operado por los propios prisioneros de Port Arthur.

Inaugurado en 1.836, el «tranvía del convicto» era una vía de 8 kilómetros de largo de rieles de madera toscamente tallados sobre los cuales los convictos empujaban carros de cuatro ruedas en los que se sentaban los funcionarios del gobierno. Este transporte impulsado por humanos a menudo se describe como el primer ferrocarril de Australia. Además de los pasajeros, también transportaba mercancías desde la bahía de Norfolk, a través del estrecho istmo, hasta Port Arthur y Long Bay.


Ilustración del «tranvía del convicto».

El tranvía era operado en relevos por un grupo de unos cincuenta hombres. Una descripción del viaje en el ferrocarril por el coronel Mundy menciona que los convictos todavía estaban encadenados cuando empujaron los carros. Mundy informó que hubo descarrilamientos ocasionales, pero sospechó que no todos fueron accidentales, sino actos deliberados de sabotaje realizados por los prisioneros para que pudieran robar lo que cayese de los bolsillos de los pasajeros. También expresó su disgusto por la «desagradable proximidad» cuando los condenados saltaban sin permiso a bordo de los carros, especialmente cuando había damas a bordo.

Una de las últimas secciones supervivientes del tranvía todavía se puede ver en la «Federation Chocolate Factory» en Taranna.


Rieles del tranvía.

Port Arthur fue considerada como una prisión ineludible, pero eso no disuadió a algunos prisioneros. Uno de los intentos de escape más extraños fue el de George «Billy» Hunt, quien se disfrazó con una piel de canguro e intentó huir saltando. Sin embargo, cuando uno de los guardias intentó dispararle, Hunt se quitó el disfraz y se rindió. Recibió 150 latigazos.

Los escapes exitosos fueron pocos y muy distantes entre sí. Casi todos los que intentaron fugarse murieron dentro de los campos de prisioneros y fueron enterrados en fosas comunes en la conocida como Isla de los Muertos.

La prisión cerró en 1.877 y, a comienzos del siglo siguiente, ya se había convertido en una popular atracción turística. Desde la década de 1.970, el sitio es administrado por el Servicio de Parques Nacionales y Vida Silvestre. Port Arthur, ahora un lugar perteneciente al Patrimonio Mundial de la UNESCO, es uno de los sitios históricos más conocidos de Australia, así como una de las prisiones más famosas del mundo.










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *