El primer ferrocarril comercial de Estados Unidos

Cuando el arquitecto Salomón Willard llegó a Quincy, Massachusetts, en 1.825, y descubrió una cornisa de granito en una zona boscosa, supo que había encontrado la materia prima perfecta para lo que sería su más famosa creación: el primer obelisco monumental erigido en los Estados Unidos, el monumento de Bunker Hill. Willard calculó un obelisco de 221 pies (67 metros) de altura con una base cuadrada de 30 pies (9 metros) de lado, que requeriría unas 6.700 toneladas de granito. El transporte de los grandes bloques de granito de la cantera al sitio de la construcción presentó un notable desafío.

La distancia que separaba Quincy de Charlestown, donde el monumento sería erigido, eran 12 millas (20 kilómetros) de pantanos, bosques y granjas. El granito sería movido por Neponset River, 4 millas (6,5 kilómetros) al norte, desde donde una barcaza transportaría la piedra a través del puerto de Boston a Charlestown. Willard pretendía mover las piedras hasta el río Neponset en trineos durante el invierno, pero Gridley Bryant, un ingeniero, sugirió un método más eficiente: un ferrocarril.

Con el apoyo de un empresario y legislador estatal de Boston, Thomas Perkins Handasyd, Bryant terminó el diseño de lo que sería el primer ferrocarril comercial en los Estados Unidos. En lugar de las locomotoras de vapor, Bryant utilizaría caballos para tirar de los vagones durante una distancia de 3 millas (4,8 kilómetros), desde las canteras hasta el río Neponset. Con un solo caballo podría tirar de tres coches cargados con 16 toneladas de roca sobre rieles de madera chapada con hierro. Más tarde, los rieles de madera fueron reemplazados por rieles de granito.

Aunque Bryant se benefició de los desarrollos que ya estaban en uso en ferrocarriles en Inglaterra, modificó su diseño para permitir cargas más pesadas y más concentradas. El ferrocarril del granito también introdujo varios inventos importantes, incluyendo interruptores, platos giratorios, y vagones de doble carro. Gridley Bryant nunca se patentó sus inventos, creyendo que deberían ser para el beneficio de todos.

En 1.830, después de cuatro años de funcionamiento, una nueva sección de vía férrea, esta vez inclinada, se añadió al trazado diseñado por Bryant, para servir granito desde una nueva mina. La inclinación era de 315 pies (96 metros) de largo y se elevó a un nivel de 84 pies (25,6 metros). En la parte superior se encontraba la nueva mina, mientras que en la parte inferior estaba el sistema ferroviario. Los vagones se movían de arriba hacia abajo, gracias a una cinta transportadora y cables, llevando la carga desde la mina hasta los vagones tirados por caballos que esperaban en la parte inferior. Este tramo de vía continuó en funcionamiento hasta la década de 1.940.

El nuevo ferrocarril pronto comenzó a atraer a los turistas que viajaron fuera de Boston a ver la maravilla mecánica y tecnológica en acción. Los turistas se subían en los vagones vacíos y se tiraba pendiente abajo. Durante uno de esos viajes, el cable se rompió y un vagón descarriló, lanzando a sus ocupantes por un precipicio. Una persona murió y otros tres pasajeros resultaron gravemente heridos. El accidente que se produjo el 25 de julio de 1.832, convirtiéndose en uno de los primeros accidentes ferroviarios mortales en los Estados Unidos.

En 1.871, el ferrocarril del granito fue adquirido por Newport Railway. Hoy en día, el ferrocarril del granito, además de su famosa sección inclinada, se encuentran incluidos en el Registro Nacional de Estados Unidos.


Actualmente, las canteras de Quincy han dado paso a las actividades recreativas tales como la escalada en roca y el graffiti.


Bunker Hill Monument, Charlestown, Massachusetts.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario