El puente más antiguo del mundo en Ngirsu

La antigua ciudad sumeria de Ngirsu (o G̃irsu), situada aproximadamente a medio camino entre las ciudades modernas de Bagdad y Basora, en el sur de Iraq, fue una de las primeras ciudades conocidas del mundo.

Al menos hace cinco mil años, Ngirsu se convirtió en la capital del reino de Lagash, una metrópolis sagrada dedicada al heroico dios sumerio Ningirsu, y continuó siendo su centro religioso después de que el poder político se trasladara a la ciudad de Lagash.

Ngirsu fue el lugar en el que la evidencia de la civilización sumeria se descubrió por primera vez en forma de miles de tabletas cuneiformes con registros de asuntos económicos, administrativos y comerciales de la ciudad. Más de cincuenta años de excavaciones en este mega sitio arqueológico, han sacado a la luz algunos de los monumentos más importantes del arte y la arquitectura sumerios, incluyendo un puente de 4.000 años de antigüedad construido con ladrillo cocido, siendo el puente más antiguo descubierto en el mundo hasta la fecha.


Vista aérea del puente de Ngirsu, por el Museo Británico.

Ngirsu fue excavada por primera vez por un equipo de arqueólogos franceses en 1.877, lo que resultó algo desafortunado, ya que el sitio fue excavado demasiado temprano antes de que las técnicas modernas de excavación y preservación se hubieran inventado. Los franceses tampoco estaban muy interesados ​​en seguir el protocolo y prestaron poca atención a la preservación de los restos arquitectónicos.

Por otro lado, los cazadores de tesoros saquearon grandes cantidades de tabletas y otros artefactos y los vendieron a los coleccionistas. Se estima que entre 35.000 y 40.000 tabletas fueron saqueadas de Ngirsu y posteriormente aparecieron en el mercado, a diferencia de solo 4.000 tabletas excavadas por los franceses.

El puente de Ngirsu fue descubierto por primera vez en la década de 1.920. En ese momento se interpretó de diversas maneras como un templo, una presa y un regulador de agua. Fue solo recientemente cuando la estructura fue identificada como un puente sobre un antiguo canal de agua. Desde la excavación, hace casi un siglo, el puente ha permanecido abierto y expuesto a los elementos, sin ningún esfuerzo para su conservación o planes para administrar el sitio.

El nombre árabe moderno de Ngirsu es Tello, y este sitio está siendo utilizado actualmente por el Museo Británico, con fondos del gobierno del Reino Unido, para entrenar a los arqueólogos iraquíes en la gestión del patrimonio cultural y las habilidades prácticas de trabajo de campo. Según un reciente anuncio hecho por el museo, la restauración del puente de 4.000 años de antigüedad formará parte del programa de capacitación.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario