Cruzando el Puente del Diablo en Lucca, Italia

Entre los muchos puentes antiguos que han poblado ciudades y caseríos europeos durante el pasado milenio, algunos de ellos parecían tan misteriosos y perfectos para sus contemporáneos que pronto se hicieron conocidos como “Puentes del Diablo”.

En la mayoría de los casos, este apodo se refería a puentes de mampostería construidos durante la época romana o medieval, algunos de los cuales estaban asociados con extrañas fantasías y pintorescas leyendas locales.

Ponte del diavolo, Garfagnana, Tuscany, Italy April 26, 2015 421

En Italia, uno de los mejores ejemplos sobrevivientes de este tipo de puente viejo es el famoso Ponte della Maddalena (Puente de María Magdalena), ubicado en en Borgo a Mozzano (provincia de Lucca), un pequeño pueblo toscano ubicado en la carretera entre la ciudad de Lucca y el valle de Garfagnana.

A continuación, te contamos la historia de este peculiar monumento local cuya construcción, según el folclore, se atribuye al mismísimo diablo.

110610-1216_P1050661_Borgo-a-Mozzano_Ponte-della-Maddalena

En primer lugar, se debe decir que los orígenes del puente están literalmente perdidos en las brumas del tiempo y que se desconoce la fecha exacta de su construcción. Sin embargo, la mayoría de los historiadores parecen estar de acuerdo en que probablemente se remonta a la era de Matilde de Canossa (1.046-1.115), la poderosa condesa que gobernó Toscana y el norte de Italia durante varias décadas durante la Edad Media: como tal, el “Puente del Diablo” es a menudo descrito como una obra maestra ejemplar de la ingeniería medieval, especialmente debido a su peculiar joroba y sus arcos asimétricos.

Ponte della Maddalena

La razón de la realización del puente, en cualquier caso, fue la necesidad de proporcionar un cruce seguro sobre el río Serchio a los muchos peregrinos y caminantes que querían llegar a Roma a través de la Vía Francigena: de hecho, durante siglos el valle de Garfagnana había sido un punto crucial en aquella antigua ruta.

La primera información confiable sobre el Puente del Diablo apunta a que fue restaurado por el condottiero Castruccio Castracani, Duque de Lucca, a principios del siglo XIV. Al mismo tiempo, unas pocas décadas después, una descripción del puente figuraba en una novela del autor y cronista local Giovanni Sercambi.

Ponte del diavolo, Garfagnana, Tuscany, Italy April 26, 2015 395

En cuanto al nombre “Ponte della Maddalena”, se sabe que fue llamado así a partir del año 1.500 por un oratorio dedicado a Santa María Magdalena que alguna vez estuvo en la margen izquierda del río: de hecho, una bella estatua del santo, atribuida al famoso escultor renacentista Andrea Della Robbia, aún se puede encontrar en la cercana iglesia de San Jacopo en Borgo a Mozzano.

Ponte della Maddalena detto "Ponte del Diavolo"

Durante los últimos siglos, las autoridades locales han tomado una serie de medidas para preservar la estructura original de este monumento único. Ya en 1.670, por ejemplo, fue establecido por el Gran Consejo de la República de Lucca que nadie podría cruzar el puente con piedras de molino ni sacos de harina; alternativamente, después de que una inundación dañase severamente todo el área en 1.836, el Puente del Diablo tuvo que ser restaurado una vez más para evitar que se cayera. Sin embargo, la arquitectura original de Ponte della Maddalena no siempre se respetó: la principal alteración en su diseño tuvo lugar a principios de 1.900, cuando un nuevo arco (el más pequeño en el margen derecho del río) se abrió para dar cabida al ferrocarril que conecta Lucca con Aulla, una ciudad en la región histórica de Lunigiana.

Il Ponte della Maddalena

El evento más dramático en la larga historia del Puente del Diablo, sin duda, ocurrió en tiempos más recientes, durante la Segunda Guerra Mundial, ya que el lugar estaba muy cerca de la fortificación de Linea Gotica. Como parte de su sangriento retiro, los nazis estaban preparándose para destruir el puente, pero al final, y afortunadamente, no se sabe la razón real, Ponte della Maddalena se salvó, al igual que sucedió con Ponte Vecchio de Florencia.

Ponte della Maddalena

Hoy en día, a pesar de los estragos del tiempo, el puente todavía se puede recorrer en toda su longitud (unos 93 metros) y aún se puede admirar el efecto vertiginoso creado por el reflejo de los arcos en el agua. El arco central, de 18 metros de altura, parece ser un desafío a la gravedad, o algo así como un portal hacia otro mundo, especialmente en la oscuridad de la noche o cuando las nieblas del invierno se ciernen sobre él.

Toscana-2073-20101215-1And4more-Edit.jpg

Pero… sobre todo, el Puente del Diablo sigue siendo tan evocador debido a la leyenda conocida que le dio este apodo.

Se dice que cuando el maestro de obras se dio cuenta de que no podía completar este complejo puente en la fecha límite propuesta, el mismísimo diablo se le apareció ofreciéndole una oferta: su finalización en una noche a cambio del alma del primero que cruzase dicho puente. El hombre aceptó y esa noche el diablo completó el puente. Sin embargo, lleno de arrepentimiento, el maestro de obras pidió ayuda a un sacerdote local, quien le propuso que un cerdo, no un hombre, fuera el primero en cruzar el puente. Cuando se hizo esto, el diablo apareció una vez más, pero, al darse cuenta de que había sido engañado, se tiró desde el puente hacia el río y desapareció para siempre de esta tierra.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario