¿Qué son esculturas sheela-na-gigs?

La iglesia de Santa María y San David en Kilpeck, en el condado inglés de Herefordshire, es famosa por sus esculturas normandas de serpientes retorcidas y bestias misteriosas. Pero lo más extraordinario de todo son las figuras sheela-na-gig.

Sheela-na-gigs son figuras de piedra medievales de una mujer desnuda que abre sus piernas. Se muestra usando sus manos para abrir y exhibir con orgullo sus exagerados genitales.

Lo que hace que estas figuras sean tan desconcertantes es el hecho de que se ubican principalmente en edificios religiosos medievales, como iglesias y sitios monásticos. No son algo que se esperaría ver en una iglesia, pero una cantidad considerable de ellas también se han encontrado en castillos, pozos sagrados, puentes, alcantarillas y pilares.


Sheela-na-gig en la Iglesia de Santa María y San David en Kilpeck.

Estas figuras generalmente se presentan en forma aislada, sin ataduras y liberadas de cualquier trasfondo que pueda establecer su procedencia. Su origen y significado siguen siendo un misterio.

Cuando estas tallas extrañas llamaron la atención por primera vez hace unos doscientos años, se las consideró demasiado vulgares, lascivas y repulsivas para un estudio serio. Los clérigos, avergonzados, las quitaron de los muros de las iglesias. Los arqueólogos las ignoraron, mientras que los museos las encerraron fuera de los ojos del público. Fue solo en las últimas décadas que los académicos cambiaron sus intereses hacia estas curiosas esculturas.


A la izquierda, sheela-na-gig en Fethard, County Tipperary, en Irlanda. A la derecha una sheela-na-gig en un museo.

Si bien las sheela-na-gigs parecen ser de naturaleza erótica, lo más probable es que sean símbolos paganos de fertilidad o advertencias contra la lujuria. También podrían haber sido utilizadas como protección contra el mal. En el arte románico de la época medieval, la lujuria a menudo se presentaba como una mujer desnuda con serpientes y sapos comiendo sus pechos y genitales.


Sheela-na-gig en Romsey Abbey, en Romsey, Inglaterra.

Las iglesias a lo largo de muchas rutas de peregrinación representaban una gama de figuras exhibicionistas, tanto masculinas como femeninas, para alertar a los fieles sobre los peligros del pecado de la lujuria. El énfasis siempre estaba en los genitales, que se hacían desproporcionadamente más grandes. Estas esculturas exhibicionistas románicas femeninas podrían haber dado lugar a sheela-na-gigs.


Sheela-na-gig en la cueva de Royston, Inglaterra.

El origen del nombre sheela-na-gig también es un misterio. Según Jorgen Andersen, cuyo libro “The Witch on the Wall”, publicado en 1.977, fue el primer libro serio sobre sheela-na-gigs, el nombre proviene de la frase irlandesa “Sighle na gCíoch”, que significa “la vieja bruja de los senos”.

Poitiers - Sainte-Radegonde

Algunos estudiosos han expresado dudas sobre la conexión anterior ya que se muestran muy pocas sheela-na-gigs con senos. Una erudita, Barbara Freitag, descubrió que “gig” era en realidad una palabra del argot del norte de Inglaterra para referirse a los genitales de una mujer.


Sheela-Na-Gig en Rodel, Escocia.

Las sheela-na-gigs se pueden encontrar en muchas partes del oeste y centro de Europa, aunque en Irlanda y Gran Bretaña es donde se concentra la mayor cantidad de tallas supervivientes. El Consejo del Patrimonio de Irlanda ha identificado al menos un centenar de ejemplos en toda la isla. También hay alrededor de 45 esculturas en Gran Bretaña.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario