Rock-A-Hoola, un parque acuático abandonado en el desierto

Inicialmente siendo el lugar de entretenimiento para un hombre de negocios y su familia, el parque acuático Rock-A-Hoola se convirtió en todo una colección de piscinas y toboganes que proporcionaron un oasis de diversión en medio del desierto de Mojave, en Newberry Springs, California (Estados Unidos), para miles de visitantes anuales.

Originalmente, el parque Rock-A-Hoola no era más que un lugar de escapada en el desierto de Mojave para el empresario local Bob Byers y su familia. El primer parque se completó a principios de la década de 1.960 y consistía en una serie de toboganes de acero por los que los hijos de Bob podían deslizarse hasta llegar a un lago artificial.

rock-a-hoola-water-park-6.jpg

Pronto se construyó un camping cerca y el parque se puso a disposición del público. Durante las siguientes décadas, el parque continuó creciendo, agregando cada vez más atracciones para su creciente número de visitantes. Sin embargo, la asistencia comenzó a disminuir a finales de la década de 1.980, a la par que lo hacía la del camping. Posteriormente, en 1.990, el parque cerró oficialmente dejando atrás un puñado de ruinas desteñidas por el sol.

rock-a-hoola-water-park

Pudriéndose en la cálida oscuridad del desierto de Mojave durante años, Rock-A-Hoola fue renovado en 1.998 tras una fuerte inversión que permitió instalar modernos toboganes y atracciones tales como un paseo por un río, así como todas las comodidades necesarias para un máximo confort, con puestos de comida, bebidas, comedores, baños…

Rock-A-Hoola

Desafortunadamente, los buenos momentos del resurgimiento de Rock-A-Hoola poco duraron. Uno de los empleados se subió a un tobogán cuando el parque estaba cerrado y se deslizó por él hasta caer en una piscina que no tenía suficiente agua. Una mala llegada a la piscina dejó al empleado parapléjico. La demanda del empleado a los gestores del parque se saldó con una ccantidad de 4,4 millones de dólares a favor del empleado. Rock-A-Hoola nunca pudo recuperarse por completo de aquel revés, se declaró en bancarrota y cerró nuevamente en 2.004.

rock-a-hoola-water-park

Desde el cierre, los edificios con diseños de los años 50 y los toboganes se han roto y desvanecido bajo el implacable sol de Mojave. Los vándalos han dañado la mayoría de los edificios y las atracciones. Lo poco que queda en pie se encuentra oxidado, como en un tiempo perdido.

rock-a-hoola-water-park

Ahora, los visitantes que pasan por las inmediaciones del parque se preguntan quién pensó que sería una buena idea poner un parque acuático en medio del desierto.

rock-a-hoola-water-park

rock-a-hoolag

rock-a-hoola

rock-a-hoola

rock-a-hoola

rock-a-hoola

Rock-A-Hoola













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario