Ruinas de Sarmizegetusa Regia, capital del reino de Dacia

Desde el siglo II a. C. hasta el siglo I d. C., el reino de Dacia se extendía por el oeste del Mar Negro y al norte del río Danubio. Cuando los romanos conquistaron Dacia en el año 106, destruyeron su capital, Sarmizegetusa Regia, y establecieron una nueva ciudad a unos 40 kilómetros (25 millas) de distancia para servir como capital de su nueva provincia.

Ya en el siglo XX los restos de la antigua ciudad de Sarmizegetusa fueron descubiertos en lo que ahora es Rumania.

Sarmizegetusa Regia
Ruinas de Sarmizegetusa Regia.

Antes de que Dacia se convirtiese en una provincia del Imperio Romano, Sarmizegetusa Regia, ubicada en lo que ahora es Rumania, sirvió como centro de la religión, el ejército y la política del reino. La ciudad fue construida en la cima de una montaña de 1200 metros (4.000 pies) de altura oculta en lo profundo de los Cárpatos, y fue un núcleo de defensa estratégico. Incluso hasta el día de hoy, acceder a las ruinas es relativamente difícil.

Sarmizegetusa Regia

Sirviendo como la capital de Dacia durante más de un siglo, Sarmizegetusa Regia alcanzó su cénit durante el reinado del legendario Rey Decébalo, pero los implacables ataques de Roma pusieron fin a su prosperidad. La fortaleza de la ciudad, construida para defenderse de enemigos como el Imperio Romano, estaba compuesta por seis ciudadelas. Los muros fueron destruidos por los romanos después de las guerras y la ciudad abandonada quedó en ruinas.

Sarmizegetusa Regia

Las excavaciones en el siglo XX desenterraron la fortaleza, los santuarios y los restos de viviendas civiles junto con decenas de artefactos arqueológicos, incluido un enigmático reloj de sol conocido como el «sol de andesita».

Sarmizegetusa Regia

Muchos de los artefactos descubiertos en el sitio ahora se encuentran en el Museo de Historia de la ciudad de Deva, en Rumanía.

En 1999, las ruinas de Sarmizegetusa Regia fueron designadas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

P1200051

Ubicadas entre los densos bosques de las hermosas montañas de Șureanu, las ruinas de Sarmizegetusa Regia componen un lugar encantador, siendo una visita casi obligada para los entusiastas de la historia antigua.










Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *