Monorraíl Schwebebahn Wuppertal, en Alemania

Schwebebahn Wuppertal, que se traduce como “Ferrocarril Flotante de Wuppertal”, tiene un pasado legendario.

En primer lugar, es el monorraíl más antiguo del mundo y, como un monorraíl “suspendido”, cuelga de una sola vía. En segundo lugar, si bien es uno de los sistemas de transporte más seguros del mundo, con una asombrosa seguridad de noventa y seis años sin un accidente grave, recientemente tuvo un accidente difícil de creer. No descarriló ningún vagón ni fue golpeado ningún pasajero… el suceso tuvo un elefante como protagonista. El animal viajaba en su interior cuando rompió una de las paredes del vagón y cayó al agua. ¡Ver para creer!

Schwebebahn Wuppertal

El Schwebebahn Wuppertal (pronunciado “Woopertall”) es el sistema de transporte público más importante de Wuppertal, en el oeste de Alemania. El monorraíl está montado sobre un puente de hierro de 13,3 kilómetros de largo y cuelga entre los 7 y 13 metros de altura.

Wuppertal Schwebebahn

A pesar de parecer algo del futuro, el monorraíl suspendido es bastante viejo. Originalmente propuesto en el año 1.824, los vagones debían ser tirados por grupos de caballos desde el suelo. En aquel entonces, mientras se construía un prototipo, el sistema completo nunca se se hizo realidad por razones políticas. Pero en 1.898, se desempolvó la idea de un monorraíl suspendido, esta vez siendo alimentado por electricidad.

Wuppertal Schwebebahn

La construcción comenzó en 1.901 y, en 1.903, con un coste de 16 millones de marcos de oro alemanes (unos 8 millones de euros), el monorraíl abrió sus puertas. El emperador Guillermo II de Alemania tuvo el honor de estar en el viaje inaugural. Aquel día, Guillermo no tenía nada de qué preocuparse: el Schwebebahn Wuppertal era, y es, notablemente seguro. Los vagones se inclinan suavemente en las curvas y las posibilidades de salirse de la vía son prácticamente nulas.

Schwebebahn Wuppertal

Schwebebahn Wuppertal solo descarriló una vez en su historia. Sucedió en 1.917 y provocó lesiones leves a sus pasajeros. Posteriormente se instaló un sistema para que fuese casi imposible que volviese a suceder algo similar. Además, a diferencia del metro, no hay posibilidad de que el monorraíl golpee a las personas caigan o salten a las vías.

Wuppertaler Schwebebahn

Desde su apertura en 1903, el Schwebebahn Wuppertal funcionó con un récord de seguridad casi perfecto. Un camión se estrelló contra la vía, derribándola, en 1.968, pero no había trenes cerca. Más tarde, en 1.999, cuando los trabajadores no pudieron quitar una garra metálica del pista, un tren la golpeó a 50 kilóemtros por hora y descarriló en el río Wupper, matando a 5 personas e hiriendo a otras 49. Este fue el peor y único accidente fatal en la historia del monorraíl.

Schwebebahn in Wuppertal

Recientemente, en 2.008, hubo un pequeño choque cuando un camión grúa pasó por debajo del camino del monorraíl que se aproximaba y provocó un rasgón de 10 metros en la parte inferior del tren. Aparte del conductor del camión, que se rompió la pierna, las lesiones fueron menores.

Quizás el accidente más extraño que ocurrió en el Schwebebahn Wuppertal tuvo un elefante de circo de tres años llamado Tuffi como triste protagonista.

Elefante

El 21 de julio de 1.950, en un intento de promover su próximo espectáculo, Althoff Circus subió a Tuffi, un elefante joven de varias toneladas, al monorraíl. Obviamente este plan no podía salir bien. Tuffi entró en pánico y rompió uno de los costados del vagón en el que viajaba, cayendo unos 9 metros. Por suerte para el elefante, el tren estaba sobre el río Wupper en ese momento y cayó al agua, sin hacerse excesivo daño. El elefante (junto con dos periodistas y un pasajero que fue golpeado por Tuffi al salir) sufrieron heridas leves. Tuffi viviría 39 años más después de aquel accidente.

El lugar donde cayó Tuffi ahora está marcado por una pintura de un elefante en un edificio cercano, y hay un libro infantil ilustrado sobre el incidente, “Tuffi und die Schwebebahn”, así como una marca de leche local que todavía usa el nombre “Tuffi”.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario