Setas de piedra de Beli Plast, en Bulgaria

Las setas de piedra son un hito natural en Bulgaria y se encuentran a aproximadamente un kilómetro del pueblo de Beli Plast, entre las ciudades de Haskovo y Kardzhali.

Estos hongos son formaciones naturales de piedra caliza que alcanzan hasta 3 metros de altura, estando distribuidos en un área de aproximadamente 12 hectáreas.

setas de piedra Beli Plast

La edad de las setas de piedra Beli Plast supera los 70 millones de años, situándose su desarrollo en la era Cenozoica.

La edad de hielo contribuyó a la transferencia de volúmenes colosales de rocas desde otras áreas hasta el actual pueblo de Beli Plast. Y aunque no siendo una característica para esta región, la piedra caliza mucho más duradera apareció sobre la parte superior de la piedra original de la zona. Así, la naturaleza fue erosionando irregularmente las piedras de distintas durezas y, como si fuese el trabajo de un escultor, obtuvo tales formas de «setas».

Setas

La parte inferior de las setas se compone de piedra caliza local, mientras que la superior es de un material mucho más robusto que se depositó durante la edad de hielo. Las setas difieren en forma y color, existiendo formaciones de color rosa, negro y azul.

Srone Mushrooms

Las setas de Beli Plast, así como muchas otras formaciones naturales extrañas, engendran leyendas y rumores populares

Una de las leyendas dice que una vez un herrero local llamado Radun crió a cuatro hijas. Las pequeñas siempre ayudaban a su padre y llevaban agua desde el río, situado más allá de la fortaleza Perperikon (a 15 kilómetros de Kardzhali). Un día las niñas fueron al río y vieron a un ejército enemigo acercándose a la aldea, por lo que se apresuraron a advertir a los lugareños sobre el inminente desastre. Como resultado, los guardias del pueblo lograron cerrar la puerta y los enemigos no pudieron entrar.

Sin embargo, unos días después, un traidor permitió que el ejército enemigo atacase la aldea, siendo todos sus habitantes capturados. Las hijas del herrero también fueron capturadas y, aunque en un principio consiguieron escapar, los invasores las persiguieron y volvieron a atraparlas. Se dice que uno de los invasores fue tan cruel que cortó la cabeza de una de las pobres muchachas. Apenas tocando el suelo, la cabeza se convirtió en una piedra con forma de seta. Los atacantes acabaron con la vida de la otra chica y, de la misma manera, todo volvió a suceder: su cabeza se convirtió en seta de piedra. El ejército invasor se asustó y decidió huir. Angustiados por el miedo, los invasores consideraron que este lugar estaba maldito, por lo que liberaron a todos los cautivos y dejaron el pueblo para siempre.

Hoy en día, las personas afirman que el rocío de la mañana en las setas de piedras son las lágrimas de las niñas fallecidas que salvaron la aldea a cambio de sus vidas.

En 1974, las setas de de piedra de Beli Plast fueron reconocidos como una atracción turística en Bulgaria de importancia nacional, así como una de las muchas maravillas de la geología.










Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *