The Sockman, la escultura del calcetín en Loughborough, Inglaterra

Esta sonriente figura de bronce conforma una presencia bastante alegre en el centro de la ciudad de Loughborough, en Inglaterra.

Con únicamente una hoja de sicomoro protegiendo su dignidad y un solo pie con una prenda de vestir, «The Sockman» pasa sus días con la pierna extendida, llamando la atención de los visitantes con su calcetín en zig-zag.

The Sockman

Esta escultura no solo es peculiar y única, sino que también rinde homenaje a una industria cercana al corazón de la ciudad. Desde el siglo XVIII, la industria de la lana ha sido una parte fundamental de la economía de Loughborough. La fabricación de medias y calcetines fue clave para la riqueza de la ciudad.

En 1863, alrededor de 20 empresas de calcetería operaban en la ciudad.

Pointing away from Costa

En el cambio de milenio, después de peatonalizar el mercado, el ayuntamiento buscó agregar algo de carácter al espacio. Se eligieron cinco artistas que diseñaron cincos estatuas para un concurso en el cual un panel de lugareños y expertos pudieron elegir su pieza favorita. «The Sockman», del escultor escocés Shone Kinloch, ganó el concurso.

Desde que se presentó, la ciudad adoptó la estatua como un símbolo de Loughborough.

The "Sock man"

Tan curioso como atractivo, el pie de la estatua es de un color diferente debido al desgaste producido por el contacto directo de quienes se acercan a la estatua.










Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *