Tanque Mark IV hembra en Ashford, Inglaterra

Poco después del final de la Primera Guerra Mundial, muchas ciudades británicas recibieron obsequios del Comité Nacional de Ahorros de Guerra como reconocimiento por los esfuerzos de la comunidad en la recaudación de fondos. Estos regalos eran inusuales: tanques desmantelados.

Los tanques aparecieron por primera vez en 1.916, durante la Primera Guerra Mundial. Casi de inmediato impresionaron a todo tipo de público. La gente quedó fascinada con esta nueva pieza militar. Su construcción robusta y su armadura aparentemente impenetrable les dio una sensación de invencibilidad.

British Mark IV Tank, Ashford, Kent
Tanque Mark IV «hembra» expuesto en Ashford, Inglaterra.

Aprovechando el momento de orgullo nacional por las nuevas máquinas, el Comité Nacional de Ahorros de Guerra puso en exhibición hasta seis tanques por todo el territorio nacional para recaudar fondos para la guerra. Cada tanque pasaría una semana en un pueblo o ciudad y, durante ese tiempo, un niño o niña dentro del tanque vendería «bonos de guerra» a través de la escotilla abierta, ubicada en el costado del casco, a diferencia de los tanques modernos donde la escotilla de entrada se encuentra en la parte superior.

20150825_3545 British Mark IV Female Tank

La guerra fue económicamente devastadora para todas las partes involucradas. A Reino Unido le costó 47 mil millones de dólares, equivalentes a 1,2 trillones en el valor de 2.019. Todo este dinero provino de impuestos, préstamos internacionales, venta de bonos de guerra y donaciones. Recaudar dinero fue una parte esencial del esfuerzo de guerra.

20150825_3546 British Mark IV Female Tank

Tras el fin de la guerra, el Comité Nacional de Ahorros de Guerra seleccionó 264 ciudades en todo el Reino Unido por sus esfuerzos financieros excepcionales y les regaló a cada una un tanque devastado por la guerra. Cada comunidad recibió su máquina de guerra con entusiasmo y la puso en exhibición en las plazas y en los parques municipales. Sin embargo, cuando estalló la Segunda Guerra Mundial y los materiales se volvieron escasos, los tanques fueron desechados para hacer más tanques y armas.

Solo el tanque en Ashford se salvó.

El tanque de Ashford era único en muchos aspectos. A diferencia de los demás tanques devastados por la guerra, el de Ashford nunca se usó en combate.

Tank 2
Ubicación actual del tanque de Ashford, frente a «Old Prince of Wales».

Los tanques británicos utilizados durante la Primera Guerra Mundial se clasificaron en tanques «macho» y «hembra». Los tanques macho eran aquellos armados con cañones de seis libras, con calibres que iban de 40mm a 58mm. Por su parte, los tanques hembra eran aquellos equipados solo con ametralladoras. Los tanques macho y hembra operaban en parejas, con el tanque macho actuando como el «destructor» y el tanque hembra actuando como el «consorte», proporcionando protección contra la infantería.


Llegada del tanque Mark IV «hembra» a Ashford.

El tanque de Ashford era un tanque de entrenamiento hembra Mark IV. Llegó a Ashford (condado de Kent), el 1 de agosto de 1.919, y fue conducido directamente a la plaza St Georges, donde se había preparado un zócalo fuera del actual pub «Old Prince of Wales».

En 1.929, el tanque se convirtió en una subestación eléctrica. El motor y otros accesorios internos se retiraron para poder instalar un transformador, a la vez que se instalaron dos puertas en la parte posterior para dar acceso a él. Debido a que el tanque estaba desempeñando un importante papel cívico, se salvó cuando el ministerio de guerra británico comenzó a buscar chatarra para la creación de otros tanques.

El tanque dejó de ser una subestación eléctrica en 1.968. Para entonces, la ciudad había llegado a apreciar el significado histórico de esta reliquia de guerra y tomó medidas para restaurarla. En la actualidad es uno de los siete tanques Mark IV sobrevivientes en el mundo y el único restante de más de doscientos donados a varias ciudades británicas después del final de la Primera Guerra Mundial.










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *