Tavolara: el reino más pequeño del mundo

Frente a la costa de Cerdeña, Italia, en el Golfo de Olbia, se encuentra la solitaria isla de Tavolara, la cual se eleva desde el mar como una montaña escalonada de cinco kilómetros de largo y un kilómetro de ancho. Hacia un extremo, frente a la costa italiana, la montaña se inclina hacia abajo para formar un estrecho istmo con una gran playa de arena. El istmo es la única parte habitable de la isla. Es aquí donde residen la familia y los descendientes de Giuseppe Bertoleoni, quienes han estado viviendo en el lugar durante los últimos doscientos años.

Giuseppe Bertoleoni, un inmigrante genovés, llegó a la isla en 1.807, con la intención de vivir allí con una de sus dos esposas y sus hijos para escapar de cargos de bigamia. Al llegar, Giuseppe se proclamó a sí mismo como el rey de la isla, un título que Giuseppe reivindica que fue otorgado verbalmente por Carlo Alberto, rey de Cerdeña, durante un viaje de caza a la isla en 1.836. Desde entonces, la familia de Giuseppe se ha hecho dueña de la isla durante las últimas siete generaciones. La familia se mantiene gracias a la cría de cabras y la pesca, además de vender recuerdos para los turistas que visitan este lugar. También tienen dos restaurantes en la isla.

Poco después de llegar a la isla, Giuseppe encontró que la misma estaba habitada por una especie rara de cabras salvajes cuyos dientes estaban teñidos de un color amarillo dorado proveniente de las algas y líquenes que comían. Cuando la noticia de las cabras llegó a oídos del gobernante de Cerdeña, Carlo Alberto, él mismo viajó a Tavolara en 1.836 para abatir a los animales. La historia cuenta que el hijo de Giuseppe, de 24 años de edad, Paolo, salió a recibir al rey y se presentó como el rey de Tavolara.

Después de pasar tres días en la isla como huésped de Bertoleoni, Carlo Alberto estaba tan encantado que dijo, “¡Paolo, realmente eres el rey de Tavolara!“. Unos años más tarde, sin embargo, cuando la administración de los bienes del Estado trató de expropiar a la familia Bertoleoni la isla, Paolo fue a Turín para ver Carlo Alberto y obtuvo del rey un pergamino reconociéndole como rey de Tavolara.

En la década de 1.900, la reina británica Victoria, que estaba recolectando fotografías de los líderes del mundo en ese momento, envió a su fotógrafo personal a la isla para fotografiar a la familia. La imagen todavía cuelga en el museo del palacio de Buckingham, en Londres, y en la pared de uno de los restaurantes de la isla. Es la siguiente:

En 1.934, la soberanía de la familia Bertoleoni oficialmente llegó a su fin cuando la isla fue anexada por Italia. Luego, en 1.962, la OTAN estableció una base en la mitad oriental de la isla. Hoy en día, la familia posee únicamente 50 hectáreas de la isla.

Ahora, el actual monarca de la isla, el “Rey Tonino”, está tratando de que su reino se reconozca oficialmente, lo que haría de Tavolara el reino más pequeño del mundo.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario