Teatro de los Monjes Voladores Shaolin, en China

La pequeña figura naranja que puedes ver en la siguiente imagen y que flota sobre una estructura futurista en la cima de la montaña Songshan, en China, es verdaderamente un monje, aunque no vuela a través de la meditación.

En la base de la estructura está oculto un ventilador gigante, que inyecta aire en un túnel de viento vertical como los que se usan para el paracaidismo.

El complejo diseñado por arquitectos letones del estudio Mailitis se inauguró bajo el nombre «Teatro de los Monjes Voladores Shaolin», siendo en realidad es un anfiteatro con capacidad para 230 personas, donde los monjes de Shaolin pueden presentar sus espectáculos semanales. Es difícil imaginar cómo un túnel de viento encaja en el esquema de los monjes, pero según los arquitectos, «este concepto muestra la historia del Zen y el Kung Fu a través de las ideas artísticas y el plan arquitectónico del edificio en sí».

Las montañas de Songshan (tambíen conocidas como Song), en las que se encuentra la futurista estructura de los monjes voladores, han sido calificadas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Además, se consideran el lugar de nacimiento de las artes marciales del Kung Fu y el budismo zen.

Una buena noticia es que este peculiar túnel de viento está abierto no solo a los monjes, sino también al público en general. Cualquiera puede ponerse un traje adecuado y flotar en el aire como si de un pájaro se tratase.

Vídeo presentación del Teatro de los Monjes Voladores Shaolin











Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *