La Torre Telefónica de Estocolmo

A finales del siglo XIX, el milagroso dispositivo llamado “teléfono” fue inventado, pero el simple concepto de cables telefónicos subterráneos había eludido a los ingenieros.

Los grupos de cables telefónicos colgaron de monstruosas torres por encima de las cabezas de los peatones en todas las ciudades importantes del mundo.


Torre telefónica de Estocolmo en 1.890.

El servicio telefónico era caro en aquel momento y solo los ricos podían permitírselo. En Suecia, la primera central telefónica pública se inauguró en la capital, Estocolmo, en 1.880. Fue Bell Telephone Company y originalmente contó con 121 clientes. La compañía telefónica cargaba a sus clientes entre 160 y 280 coronas suecas, dependiendo de la ubicación de cada uno y de la distancia a la central. Esto equivalía a pagar una cuota de suscripción de 9.000 a 16.000 coronas (de 930 a casi 1.650 euros) en valor de hoy en día, lo que era una tarifa muy alta.

La Compañía Telefónica de Bell con sus altas tarifas pronto obtuvo un competidor, Stockholm General Telephone Company (SAT), fundado en 1.883 por el ingeniero y empresario Henrik Tore Cedergren. Su misión fue poner un teléfono en cada hogar. Cedergren cobró tarifas muy bajas por una conexión y suscripción mensual, y el número de clientes aumentó rápidamente. En 1.886, Estocolmo tenía más teléfonos que cualquiera de las principales ciudades del mundo, con 4.832 usuarios, incluyendo los 1.600 que tenía Bell Telephone Company. En 1.887, SAT se convirtió en la compañía telefónica más grande del mundo, lo suficientemente grande como para comprar el negocio de Bell Company en 1.888.

En los primeros días de la telefonía, no había subestaciones y cada abonado estaba físicamente conectado a la central, mediante un cable que se extendía desde su hogar por encima de la ciudad. La central telefónica de Estocolmo tenía miles de cables convergiendo desde todas las direcciones. Una enorme torre sostenía cientos de cables.

La icónica torre telefónica de Estocolmo, o Telefontornet, fue creada en 1.887 y sostuvo alrededor de 5.500 líneas de teléfono cuya longitud colectiva fue de unos 5.000 kilómetros. Como se puede ver en las imágenes de esta entrada, era un desastre, y la red fue extremadamente vulnerable a los elementos. Los lugareños afirmaban que la torre era horrible e incluso se quejaron de que oscurecía el sol.

Con el público y la prensa criticando la torre en cada oportunidad, la compañía telefónica decidió que la torre necesitaba un cambio de imagen. Se anunció un concurso de decoración y en 1.890 la torre contó con otras cuatro pequeñas torres en las esquinas. En todos los eventos importantes de Estocolmo, las banderas de la ciudad fueron izadas en lo más altos de las cuatro pequeñas torres de Telefontornet.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario