El templo Meenakshi de Madurai, en la India

El emblemático templo Meenakshi se encuentra en la antigua ciudad de Madurai, en el estado indio del sur de Tamil Nadu. Situado en el corazón de la ciudad de 2.500 años de antigüedad, el templo Meenakshi está dedicado a la diosa Meenakshi, un avatar de la diosa hindú Parvati – consorte del dios Shiva. Ha sido durante mucho tiempo una atracción turística, tanto local como internacional, así como uno de los lugares más importantes de peregrinación hindú. Para el pueblo de Madurai, el templo es el centro de su vida cultural y religiosa.

El templo Meenakshi fue construido originalmente por Kulasekarer Pandya en el siglo sexto antes de Cristo, pero la autoría del presente aspecto del templo es de los Nayakas, que gobernaron Madurai del siglo XVI al XVIII. El reinado de los Nayakas marca el período de oro de Madurai en cuanto al arte, la arquitectura y el aprendizaje. El derroche de colores, sin embargo, es una adición más reciente.

El complejo del templo cubre alrededor de 45 hectáreas y está rodeado por 12 torres llamadas gopurams, de las cuales la más alta es la famosa torre sur que se eleva a 52 metros. Cada gopuram es una estructura de varios pisos en forma de pirámide escarpada, cubierta con miles de figuras de piedra de animales, dioses, diosas y demonios pintados en todos los colores del arco iris.

Hay varios santuarios dentro del complejo dedicado a la diosa Meenakshi, su consorte Shiva (también llamado Sundareswarar) y su hijo, el dios elefante Ganesha. Todos los santuarios tienen torres de oro chapado cuyas cimas se pueden ver desde una gran distancia. También hay un depósito de agua sagrada, varias salas e innumerables mandapas. Diseminadas por todo el complejo, se encuentran asombrosas esculturas y estatuas de dioses, guerreros a caballo, escenas de batalla, e incluso los caracteres de la poderosa epopeya india Mahabharata. Se estima que hay 33.000 esculturas en todo el templo.

El templo no fue siempre tan vivídamente colorido. La estructura original fue probablemente de granito sin pintar, para que, posteriormente, los locales empezaran a dar color a las esculturas porque querían que el templo luciese en su mayor plenitud durante grandes eventos y festivales. Aunque es agradable a la vista, las renovaciones sin sentido de los últimos años han creado gruesas capas de pintura sobre las estructuras antiguas, ocultando la belleza de las esculturas de piedra originales que se encuentran debajo.

Afortunadamente, en los últimos decenios, ha habido una creciente toma de conciencia sobre la necesidad de preservar la belleza original del templo. Varios trabajos de restauración han tenido lugar en los últimos años con la intención de restaurar el centenario templo Meenakshi a su estado original.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario