Timgad, una antigua ciudad romana cuadriculada

Las ruinas de Timgad se encuentran en las laderas del macizo de Aurés, a unos 35 kilómetros al este de la ciudad de Batna, en la actual Argelia. Construida hace casi 2.000 años por el emperador romano Trajano, la ciudad es uno de los mejores ejemplos de supervivencia de los antiguos romanos.

La ciudad fue fundada originalmente como una colonia militar por el emperador Trajano alrededor del año 100 después de Cristo, con la intención de servir como un bastión contra los bereberes en las cercanas montañas de Aurés. Los residentes originales fueron en gran parte los veteranos del ejército romano a los que se les concedieron tierras a cambio de años de servicio.

El diseño original de la ciudad se basaba en cuadrados perfectos, de 355 metros de largo en cada lado, con un diseño ortogonal destacado por el decumanus maximus (calle orientada de este a oeste) y el cardo (calle orientada norte a sur).

La ciudad trató de ofrecer espacio para 15.000 habitantes, pero rápidamente superó ese número y se extendió más allá de la red ortogonal de una manera más vagamente, pero organizada. La ciudad creció durante los siguientes 300 años, en los que se agregaron nuevos barrios a la forma primaria, dando lugar a una cuadruplicación del tamaño original.

Durante su segundo y tercer siglo de historia, la ciudad disfrutó de una existencia pacífica. Perfectamente situada, los romanos tenían el control de uno de los principales pasos a través de los Aurés y, por lo tanto, del acceso desde y hacia el Sahara. A partir del siglo tercero, se convirtió en un centro de la actividad cristiana y en un centro donatista en el siglo cuarto. Timgad entró en decadencia después de la invasión de los vándalos en el siglo quinto y el posterior saqueo de los bereberes.

La ciudad fue revivida en el siglo sexto bajo las órdenes del emperador bizantino Justiniano. Una fortaleza fue construida alrededor y se reutilizó la ciudad original. Pero poco tardó en caer una vez más en una invasión árabe en el siglo séptimo. El sitio fue finalmente abandonado en el siglo octavo, cayendo en el olvido hasta que fue encontrada debajo de la arena en 1.881.

Durante siglos, Timgad permaneció sepultada debajo de la arena del Sahara, aunque perfectamente bien conservada. En el extremo oeste del decumanus maximus sigue en pie un arco de 12 metros de altura llamado el Arco de Trajano, que fue parcialmente restaurado en 1.900. También hay un templo dedicado a Júpiter que es de aproximadamente las mismas dimensiones que el Panteón de Roma. Una gran ciudadela bizantina se encuentra al sudeste de Timgad. Además, cuenta con un teatro de 3.500 asientos en buen estado, una biblioteca, una basílica y cuatro baños públicos.








Fecha de publicación: 14 octubre, 2015

0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario