Torre Wainhouse, la locura más alta del mundo, en Inglaterra

La torre Wainhouse, ubicada en lo alto de una colina en el área de King Cross en Halifax, Inglaterra, es la estructura más alta del municipio de Calderdale y un hito prominente que se puede ver a kilómetros de distancia.

A la torre se han referido como «la locura más alta del mundo», ya que nunca llegó a usarse para el propósito para el cual fue construida. También se asocia con una leyenda interesante.

Torre Wainhouse

La torre fue encargada como chimenea por John Edward Wainhouse, quien era propietario de un negocio de tintorerías y necesitaba ajustarse a la nueva ley de reducción de humo de 1.870. Wainhouse, que tenía una buena apreciación de la arquitectura, quería que la chimenea fuese un objeto de belleza.

Los trabajos para la construcción de la gran chimenea comenzaron en 1.871 con piedra de cantera local. Desafortunadamente, Wainhouse tuvo que vender las tintorerías antes de que se completase la chimenea. Sin embargo, aunque ya no la necesitase para el fin que la proyectó, John se quedó con la chimenea para él. Una vez no tenía la necesidad de crear la chimenea, Wainhouse modificó el diseño y terminó la estructura como una gran torre, agregando una llamativa cúpula en la parte superior con dos galerías exteriores. La torre fue terminada en 1.875.

Wainhouse contaba con un vecino activista terrateniente llamado Sir Henry Edwards, con quien tuvo una larga disputa. Edwards se opuso a la obra de Wainhouse, afirmando que la chimenea contaminaría la atmósfera. Henry se puso al frente de una fuerte campaña contra Wainhouse. Sin importarle demasiado el conflicto, Wainhouse siguió con la construcción de su gran torre, la cual llegó a alcanzar unos impresionantes 84 metros.

Según el folclore local, Edwards se jactaba de tener «la propiedad más privada en Halifax», a la que nadie podía entrar ni saber que había en ella. En respuesta, Wainhouse erigió la alta torre para otorgarle una visión clara de las tierras de Edward.

Wainhouse Tower from Norland

La torre fue transferida al Consejo Municipal de Halifax en 1.918 y ha estado abierta a los visitantes desde entonces. Para ascender sus 84 metros de altura hay que subir sus más de 400 escalones.










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *