Las torres de vigilancia de Svaneti, en Georgia

La antigua provincia de Svaneti en Georgia, está situada en la vertiente sur de la cordillera del Cáucaso, en la parte noroccidental del país. Rodeada por los gigantescos picos del alto Cáucaso y profundas gargantas cubiertas de nieve, Svaneti es el hogar de algunos de los pueblos más altos y aislados del país. La región es tan remota que se mantuvo virgen hasta que los rusos ejercieron su control al mediados del siglo XIX. Aunque hay que decir que, anteriormente, diferentes ejércitos utilizaron esta zona durante la Edad Media para la construcción de torres de vigilancia y casas fortificadas.

Cuando los imperios poderosos arrasaron a través de Georgia, sus iconos, joyas, objetos religiosos y manuscritos, fueron traídos a estas torres para su custodia, convirtiendo Svaneti en un repositorio de la cultura georgiana temprana. A través de los siglos, los Svans (torres) conservaron no solo artefactos de valor incalculable, sino también su cultura, tradición y lengua, que muchos estudiosos creen anterior al georgiano.

Construidas cientos de años atrás, las torres de vigilancia cuentan con una altura de unos 20-30 metros y tienen entre 4 y 5 plantas. El espesor de las paredes disminuye a medida que la torre se eleva, dando un aspecto cada vez más delgado. Las torres también se utilizaron como casas residenciales: en la planta baja se encontraba un hogar abierto a las personas y animales domésticos, mientras que los pisos superiores eran uilizados como almacenes de forraje y herramientas.

Muchas de las torres han desaparecido a día de hoy o están en ruinas. Sin embargo, el pueblo de Chazhashi, situado en lo alto de Svaneti, se ha preservado como museo-reserva. Más de 200 torres siguen en pie en este lugar, y algunas de ellas se encuentra incluso ocupadas por personas. Otras torres pueden ser vistas en Mestia y en pueblos fronterizos, tales como Latali.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario