El valle de los residuos tóxicos, en Kentucky

Durante la década de 1960, una extensión de 23 hectáreas en el condado de Bullitt norte, en Kentucky, a las afueras de Louisville, se convirtió en una tierra para la disposición de residuos tóxicos. Los residuos químicos que se situaban dentro de tambores metálicos, o barriles, fueron, o bien enterrados totalmente bajo el suelo, o bien dejados sobre el propio suelo. Algunos, los que se asentaron en el suelo durante años, empezaron a perder su recubrimiento debido a un gradual deterioro, hasta que se rompieron, derramando su peligroso contenido y dejando que fluyera, gracias a la lluvia, por las aguas pluviales en el cercano Wilson Creek, un afluente del río Ohio. Estas aguas contenían productos químicos tóxicos tales como benceno, tolueno y metacrilato de metilo.


El valle en 1979. Crédito de la foto: El Courier-Journal

Los dueños de propiedades adyacentes con frecuencia se quejaron de los olores fuertes, pero en esos días, vertederos eran comunes y no existían leyes sobre el almacenamiento o confinamiento de residuos tóxicos. El sitio pasó desapercibido durante años, hasta que se incendió en 1966 (un incendio que duró una semana). El incidente llamó la atención de los funcionarios del Estado, pero la falta de regulaciones ambientales permitió al sitio continuar con sus operaciones hasta el 1977.


Trabajadores trasladando barriles químicos en marzo de 1979 para proteger un pequeño arroyo de la contaminación. Crédito de la foto: El Courier-Journal.

Mientras tanto, se crearon un par de organismos reguladores y algunas leyes por la Agencia de Protección Ambiental, formada en 1970, así como la Ley de Agua Limpia, aprobada en 1972. En 1979, las condiciones en el sitio llegaron a ser tan malas que la Agencia de Protección del Medio Ambiente inició una limpieza de emergencia, empezando por los barriles en peor estado que tenían grandes fugas. Los trabajadores sobre el terreno rápidamente se dieron cuenta de que el alcance del problema iba mucho más allá de sus capacidades en el momento.


Trabajadores bombeando el contenido de los barriles durante la limpieza de 1983. Crédito de la foto: El Courier-Journal

La limpieza total del sitio se inició en 1983 y terminó oficialmente en 1990, aunque los problemas continuaron, ya que se seguían recibiendo quejas durante muchos años. Todavía en 2008, unos 40 barriles estaban todavía en el sitio. Las investigaciones posteriores revelaron que más de 100 mil barriles de residuos llegaron a este lugar, de los cuales fueron enterrados 27.000.


El valle en la actualidad.





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *