Las verduras gigantes de Alaska

La Feria Estatal de Alaska se celebra anualmente en Palmer, a 42 millas al noreste de Anchorage, en Alaska, Estados Unidos. Aquí los agricultores del Valle de Matanuska-Susitna muestran habitualmente verduras de tamaños gigantescos – una col de 63 kilos, un melón de 30 kilos o un brócoli de 16 son solo algunos de los monstruos que han surgido en el suelo de Alaska en los últimos años. “Algunas cosas son tan grandes, que ni siquiera se puede reconocer lo que son”, dijo el superintendente de la cosecha de la feria Kathy Liska.


Una calabaza gigante y un repollo en la feria de 2.009.

Pero, ¿por qué crecen tan grandes las verduras en Alaska? Debido al sol.

Alaska tiene típicamente una temporada de cultivo muy corta. Solo 105 días en promedio. Para hacer una comparación, la temporada de cultivo de California tiene una duración de cerca de 300 días. Sin embargo, la temporada de cultivo de Alaska no tiene largas noches oscuras. El estado se encuentra cerca del polo norte, donde disfruta de hasta 19 horas de sol al día durante el verano. Las horas extras de luz solar permiten a los cultivos de Alaska a seguir creciendo y creciendo.


Brittney Kauffman con dos calabacines en la feria de 2.013.

Plantas como la col, el brócoli, la coliflor, las coles de Bruselas, rábanos, nabos, patatas, remolacha, zanahorias, espinacas y lechugas de gran tamaño abundan por todo Alaska.


Lechuga gigante en la feria de 2.012.


Dale Marshall con una calabaza gigante con un peso alrededor de 810 kilos dentro de un invernadero en Anchorage.


Ashleena Roberts sostiene a un reno junto a una calabaza en el concurso de la calabaza gigante de la feria de 2.014.


Nabos gigantes en la feria de 2.009.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario