Casas cueva yaodong en China

Durante más de cuatro mil años, al norte de China, en la meseta de Loess, la gente ha estado residiendo en cuevas conocidas como yaodong, que en chino significa “cueva de la casa”. Algunas de estas viviendas cueva están talladas en la ladera, mientras que otras están cavadas verticalmente hacia abajo para formar un patio hundido desde donde se excavan las habitaciones horizontalmente. Estas últimas viviendas son las más extrañas, de las cuales existen pocas iguales en el mundo. Las “casas pozo” de Matmata en Túnez son las más cercanas.

La meseta de Loess, situada alrededor del valle del río Wei en las provincias de Shaanxi y Shanxi, fue enormemente importante para la historia china, ya que formó una de las primeras cunas de la civilización china. La meseta se formó por la deposición de partículas muy finas de tierra arrastradas por tormentas de viento durante millones de años. Como resultado, el suelo aquí es muy fino y arcilloso, y es altamente fértil, fácil de cultivar y excavar, lo que hace que la vivienda en cuevas sea una opción razonable.

Las primeras cuevas yaodong aparecieron durante el período de la dinastía Xia de China, hace unos 4.000 años, aunque no fue hasta la dinastía Han (206 a.C. a 220 d.C.) cuando comenzaron a ser más populares. La popularidad del yaodong alcanzó su apogeo durante las dinastías de Ming (1368 a 1644) y Qing (1644 a 1912). Incluso hoy en día, se cree que unos 40 millones de personas viven en casas cueva.

El tipo más común de yaodong son los que se cavan en las caras y laderas de la meseta. Estas se encuentran en regiones en los bordes de la meseta de Loess. En el interior de la meseta, donde no hay laderas ni barrancas, los campesinos cavan un hoyo cuadrado en el suelo y, a continuación, cavan las viviendas horizontalmente en las cuatro paredes para formar un patio central y hundido. La entrada a estas casas son generalmente a través de una rampa o un corredor subterráneo.

Un yaodong generalmente tiene una habitación abovedada larga con una entrada semicircular cubierta con una puerta de madera o una colcha. Las mejores cuevas sobresalen de la montaña y están reforzadas con mampostería de ladrillo. A menudo, las viviendas múltiples se construyeron adyacentes o una encima de la otra, conectándose entre sí para formar una aldea escalonada, a menudo para un solo clan o familia extensa.

Estas casas son muy agradables para vivir: frescas en verano y cálidas en invierno. Cuando están equipadas con comodidades modernas como agua corriente y electricidad, una simple cueva de tres habitaciones con baño puede costar 46.000 dólares (37.000 euros) en el mercado. Una cueva simple de una habitación sin gastos de plomería se alquila por 30 dólares (24 euros) al mes.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario