Zaatari: un campo de refugiados y ciudad

Cuando estalló la guerra civil en Siria en 2.011, más de tres millones y medio de sirios huyeron del país a las naciones vecinas de Turquía, Líbano, Jordania e Irak en un intento de escapar de la violencia. Abrumados por el creciente número de refugiados que cruzados las fronteras, los países anfitriones comenzaron las construcciones de campos de refugiados temporales con la ayuda de las Naciones Unidas. Uno de estos campamentos, el campo de refugiados de Zaatari, situado a 10 kilómetros al este de Mafraq, en Jordania, evolucionó gradualmente hasta convertirse en un asentamiento permanente. Extendiéndose sobre una superficie de 3,3 kilómetros cuadrados, es el segundo campo de refugiados más grande del mundo, únicamente por detrás del de Dadaab, en Kenia.

Desde su apertura en julio de 2.012, más de 430.000 refugiados han pasado por este lugar, mientras que 83.000 personas lo habitan permanentemente, haciendo de Zaatari la cuarta población más grande de Jordania.

Los refugiados viven en refugios portátiles y tiendas de campaña (unas 30.000 en total) proporcionadas por las Naciones Unidas con la ayuda básica, como alimentos, agua, salud y educación. 17,8 toneladas de pan y 4,2 millones de litros de agua se distribuyen diariamente. Además, cada refugio, recibe una asignación mensual de 20 JD para poder comprar más alimentos y otros bienes en dos supermercados del campamento que son gestionados por dos cadenas privadas, Safeway y Tazweed.

Hay tres escuelas dentro del asentamiento con un estimado de 28.000 niños en edad escolar matriculados. Los servicios médicos se distribuyen a través de tres hospitales y numerosas clínicas. La unidad de maternidad hasta ahora ha visto pasar por sus instalaciones a más de 3.000 nuevos bebés, y 1.000 madres están esperando ya al suyo.

La vida dentro del campamento es dura, pero los refugiados intentan hacerla lo más cómoda posible. Residentes emprendedores han creado más de 3.000 tiendas diferentes y negocios a lo largo de los caminos de la población que venden comida, vestidos y teléfonos móviles. Hay incluso un servicio de agencia de viajes y de pizza. Estos emprendedores a pequeña escala generan una cantidad aproximada de 10.000.000 JD al mes. El Ministerio de Comercio e Industria está planteándose legalizar estas tiendas, incluyendo la integración gradual de las leyes ambientales y de salud. El 60% de la población de refugiados general algún tipo de beneficio dentro del campamento.

Las autoridades del campamento prevén ahora nombrar ciertas responsabilidades en algunos residentes permanentes, mediante el nombramiento de representantes para 12 distritos distintos, fomentando así el sentido de la propiedad y un mayor control sobre sus vidas.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario