La reconstrucción de la Horda de Oro, del imperio mongol

La antigua ciudad de Sarai Batu se encuentra en el tramo inferior del río Volga, a unos 120 kilómetros al norte de la moderna ciudad de Astracán, en la actual Rusia. Fue la capital de la Horda de Oro, la parte occidental del imperio mongol, que floreció desde mediados del siglo XIII hasta el final del siglo XIV. En su auge, el territorio de la Horda de Oro incluía la mayor parte de Europa del Este de los Urales hasta el río Danubio, y se extendió al este por Siberia. El sur de las tierras de la Horda fueron bordeadas en el Mar Negro, el Cáucaso, y los territorios iraníes de la dinastía mongol conocida como los Il-Khan.

Sarai Batu (que significa “palacio de Batu”) se estableció a mediados de la década de 1.240 por el dirigente mongol Batu Khan, nieto de Gengis Khan. En ese momento, fue un gran asentamiento con una población de 75.000 habitantes, por lo que se convirtió en una de las más grandes ciudades del mundo medieval.

Un viajero árabe del siglo XIII describió la ciudad “como una de las ciudades más bellas del mundo, alcanzado un tamaño extraordinario, a rebosar de gente, con atractivos mercados y calles anchas“. Este gran asentamiento contó con trece grandes mezquitas y catedrales, trece bazares, además de distintos baños, entre otros. La población de la ciudad era multicultural. Además de gobernantes mongoles, la ciudad recibió a rusos, caucásicos y multitud de “comerciantes y extraños de lugares tan lejanos como Irak, Egipto, Siria y Grecia”. Cada nación tenía su propio barrio dentro de la ciudad.

En el siglo XIV, por razones desconocidas, la ciudad fue abandonada y la capital se trasladó a una nueva ubicación a unos 180 kilómetros al noroeste de Sarai Batu. La nueva ciudad pasó a denominarse Sarai Berke o “Nueva Sarai”.

Una ciudad tan grande como Sarai, naturalmente, atrajo enemigos. La ciudad acabó siendo destruida por Iván IV de Rusia en 1.556.

Esta antigua y hermosa ciudad vive ahora de nuevo gracias a una película llamada “La Horda”. Para el rodaje del drama histórico, una compañía de producción rusa construyó una réplica muy elaborada de Sarai Batu. La localización de la película fue escogida muy cerca del sitio histórico real. Una vez la filmación de la película terminó, en lugar de desmantelar los escenarios, la ciudad fue remodelada y convertida en una atracción turística.

Hoy en día, el lugar se ha convertido en una especie de museo al aire libre.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario