Mail Rail, el correo subterráneo de Londres


Durante 76 años, a partir de 1.927, la Oficina de Correos de Londres operó con una flota de trenes eléctricos sin conductor que corrían por estrechos carriles bajo el suelo transportando correos entre varias oficinas postales. Este servicio fue conocido como “Mail Rail”.


Foto: Miles Willis.

El correo subterráneo (Mail Rail) funcionó desde la oficina clasificadora del distrito principal de Paddington en el oeste, hasta la oficina clasificadora del distrito principal de Whitechapel en el este, con una distancia de 6,5 millas (10,5 kilómetros) entre ambas. A lo largo de este recorrido había 9 estaciones, la mayor de las cuales estaba debajo de Mount Pleasant. En su apogeo, el correo subterráneo funcionó 22 horas diarias, transportando 4 millones de correspondencias al día.


Foto: Miles Willis.

El ferrocarril subterráneo fue construido para eludir la congestión masiva del tráfico de la carretera a principios de los años 1.900, tratando así de evitar retrasos inaceptables y diarios de las oficinas de correos. Hasta 2.003, fue el corazón del servicio postal de Londres. En aquel año el sistema fue cerrado eventualmente debido a sus altos costes. Usar el ferrocarril, según se afirmó, era cinco veces más costoso que usar el transporte por carretera para realizar la misma tarea.


Foto: Miles Willis.

El correo subterráneo tiene previsto abrir de nuevo en septiembre de 2.017 tras una serie de mejoras, pero esta vez será únicamente para curiosos, no para la correspondencia. Cuando Mail Rail se abra al público en pocos meses, los visitantes podrán tomar un paseo de 20 minutos a lo largo de 1 kilómetro de vías subterráneas bajo la ciudad de Londres, sentados en nuevos vagones diseñados para acomodar a las personas en lugar de la correspondencia.


Foto: Miles Willis.










Autor