Una ciudad canadiense llamada Asbestos

En el corazón del triángulo formado por las tres ciudades canadienses de Quebec, Montreal y Sherbrooke, se encuentra una ciudad con el peor nombre imaginable: Asbestos.

Tan fea es la palabra, que a las empresas locales que en sus vehículos tienen impresa la palabra “Asbestos” se les niega la entrada a los Estados Unidos. Los agentes de aduana retroceden horrorizados cuando ven estampados de “Asbestos” en envases de comida.

Un trou fait par l'homme / A Man Made Hole
Mina Jeffrey de asbesto en Asbestos, Quebec, Canadá.

El asbesto (o amianto), un mineral natural fibroso a base de silicato, se ha extraído en todo el mundo desde la antigüedad. Este mineral tiene varias propiedades deseables, como la capacidad de absorber el sonido y resistir al calor, al fuego y a la electricidad, además de ser duro y barato. La producción a gran escala de amianto comenzó a mediados del siglo XIX y el uso del material continuó creciendo durante la mayor parte del siglo XX. Posteriormente, la creciente evidencia de la letalidad del amianto y su asociación con una forma particularmente dolorosa de cáncer de pulmón forzaron a la mayoría de los países a paralizar su producción. Hoy, la palabra “asbesto” es sinónimo de veneno y muerte, pero para unas 7.000 personas en el sur de Quebec, es el nombre de su hogar.


La mayor pala mecánica de Canadá cargando un tren de mineral con asbesto en la Mina Jeffrey de Asbestos, Quebec, en junio de 1.944.

El amianto se descubrió por primera vez en Quebec en la década de 1.870. La primera minería a escala industrial comenzó en lo que ahora es Thetford Hill, y la ciudad se convirtió en el centro de una de las regiones productoras de amianto más grandes del mundo. Un par de años después, la mina Jeffrey se abrió a menos de 50 millas al sur de las colinas de Thetford. La ciudad que se desarrolló alrededor de la mina Jeffrey se nombró a sí misma por la “fibra milagrosa”. Pronto, la mina Jeffrey se convirtió en la mina de asbesto más grande del mundo, proporcionando la mitad del suministro mundial de amianto. A medida que el siglo XIX avanzaba y se aproximaba el XX, se abrió un número creciente de minas de amianto en Terranova, Columbia Británica, Quebec y el Yukón, ayudando a Canadá a convertirse en el mayor exportador mundial de amianto en la década de 1.970.

Mine Jeffrey, Asbestos 2

Mientras la industria del asbesto crecía, los trabajadores comenzaron a enfermarse misteriosamente, tosiendo sangre, sufriendo dificultades para respirar y finalmente perdiendo la vida. Una residente de Asbestos y antigua directora de la Sociedad Histórica de Asbestos, Pierrette Théroux, recuerda de niña cómo se despertaba cada mañana con las ventanas llenas de polvo de amianto como si fuese nieve. Caminar por el porche de casa dejaría huellas.

Mine Jeffrey, Asbestos

La primera conexión entre la enfermedad y el mineral mortal se produjo a principios de 1.900 cuando un forense del Hospital Charing Cross de Londres realizó una investigación post mortem de un joven que había fallecido de fibrosis pulmonar después de haber trabajado durante 14 años en una fábrica textil de amianto. Se encontraron rastros de asbesto en los pulmones de la víctima. 20 años más tarde, después de otra muerte confirmada por asbesto, un patólogo británico llamado William Edmund Cooke testificó ante un tribunal y obligó al gobierno a actuar. El primer reglamento de la industria del amianto entró en vigor en 1.932, y a él le siguió una serie de regulaciones. Sin embargo tomó otro medio siglo antes de que el uso del asbesto fuese suspendido. La mina Jeffrey de asbesto continuó su producción hasta finales de 2.011.

DJI00538

Hoy en día, hay un enorme agujero en el suelo en Asbestos, de más de 2 kilómetros de ancho y casi tan grande como la ciudad circundante. Con el mayor empleador de Asbestos cerrando su negocio, la ciudad está buscando una nueva identidad y nuevos medios para apoyar a su población. Algunos debatieron si deberían cambiar el nombre de la ciudad, pero los residentes votaron en contra.

asbestos mine asbestos quebec (explored)

Desde el cierre de la mina, otras empresas han encontrado su hogar en la antigua ciudad minera. Una compañía de productos alimenticios gourmet abrió un centro de procesamiento de carne de pato que brindó trabajo a más de cien trabajadores. Una estación de esquí a pocos minutos al norte de la ciudad absorbió a otros doscientos empleados. Poco a poco, la ciudad de Asbestos está volviendo a la vida.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario