Monumento a los conquistadores del espacio

A principios de 1.960, la Unión Soviética estaba muy por delante de los Estados Unidos en la carrera espacial. Por aquel entonces se puso en marcha el primer satélite artificial, el Sputnik 1, en el año 1.957, para más tarde enviar al primer hombre al espacio exterior, a Yuri Gagarin, en 1.961. Para celebrar las dos grandes victorias y el logro de la Unión Soviética en la exploración espacial, los rusos decidieron erigir algo grande. De hecho, los planes para un monumento conmemorativo habían comenzado tres años antes de que Yuri Gagarin comenzara su gran aventura.

En marzo de 1.958, solo cinco meses después del exitoso lanzamiento del Sputnik 1, se organizó un concurso de diseño. Después de valorar más de 350 presentaciones, el diseño elegido y finalmente construido para un monumento fue el de un gran obelisco que representara un cohete despegando hacia el espacio.

El monumento se construyó, llegando a una altura de 110 metros y con un ángulo de 77°. Fue revestido por metal de titanio de alta resistencia a la corrosión. De hecho, muchas partes estructurales de naves espaciales están hechas de aleación del metal que se utilizó para el monumento.

El monumento se encuentra en la parte noreste de Moscú, en la entrada principal del centro de exposiciones “All-Russia Exhibition Centre”. Su inauguración tuvo lugar el 4 de octubre de 1.964, el día del 7º aniversario del lanzamiento del Sputnik 1.

Delante del obelisco hay una estatua de Konstantin Tsiolkovsky, un científico de cohetes soviéticos y pionero de la teoría astronáutica. Junto con sus seguidores, el Hermann Oberth alemán y el estadounidense Robert H. Goddard, es considerado como uno de los padres fundadores de la cohetería y la astronáutica.

En la base del monumento hay unas líneas en ruso que se traducen como:

Habiendo triunfado sobre la opresión y la oscuridad,
hemos forjado las alas de fuego para nuestra nación…
¡y nuestro siglo!

A ambos lados de la base de monumento se encuentran bajorrelieves que representan a los hombres y las mujeres del programa espacial, y entre ellos el de Laika, el primer perro en salir al espacio.

La base del monumento también contiene un museo – el Memorial Museum of Cosmonautics – que contiene una amplia variedad de exhibiciones y modelos relacionadas con el espacio a través de la historia del vuelo, la astronomía, la exploración espacial y la tecnología espacial. El museo alberga aproximadamente 85.000 artículos diferentes, incluyendo la cápsula espacial utilizada por Yuri Gagarin y un moonrover de la década de 1.970 para las misiones Lunokhod.

El camino que conduce hasta el monumento se alinea con los bustos de figuras importantes del programa espacial soviético como Sergey Korolev, el ingeniero jefe de cohetes y pieza clave del histórico primer vuelo de Yuri Gagarin; el científico Mstislav Kelydysh y el ingeniero Valentin Glushko; y los cosmonautas Valentina Tereshkova, Pavel Belyaev, Aleksey Leonov, Vladimir Komarov y por supuesto, Yuri Gagarin. Este camino es conocido como “Cosmonauts Alley” (el callejón de los cosmonautas).

Hay varios otros monumentos en la zona, como un globo terráqueo y un modelo del sistema solar.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario