Cuándo se descargaban juegos de la radio…

El año 1.977 fue un año importante en la historia de la informática doméstica. Ese año, se lanzó la primera computadora personal con microprocesador del mundo. Y no fue uno, ni dos, sino tres modelos diferentes de tres fabricantes diferentes: la exitosa Apple II, la Commodore PET y la TRS-80.

Todas estas máquinas y las que vinieron después tenían cintas de cassette para almacenamiento, ya que las unidades de disco duro aún eran muy caras. Fue solo durante la década de 1.980 cuando las computadoras personales comenzaron a ofrecer almacenamientos de discos duros, primero como periféricos y luego como unidades internas.

Las cintas de cassettes que utilizaron estas primeras computadoras para almacenar programas y datos fueron las mismas cintas de cassettes de audio que usamos para escuchar música antes de que los reproductores de música digital como los iPod y los teléfonos inteligentes se hicieran populares. El uso de cassettes de audio como almacenamiento fue uno de los factores que contribuyeron a la adopción inicial y el crecimiento de las computadoras personales, pues redujo el coste total de las máquinas. En poco tiempo, los niños comenzaron a intercambiar programas y juegos a través de cassettes de audio de la misma manera que intercambiaban música.

Apple II RAM test cassette tapes

Software original que incluía la computadora Apple II en dos cintas de cassette.

A principios de la década de 1.980, los ingenieros de la organización de radiodifusión holandesa Nederlandse Omroep Stichting tuvieron la fantástica idea de distribuir programas de computadora a través de la radio. Debido a que los programas y los datos se almacenaban en cassettes de audio, fue posible reproducirlos en un reproductor de cassettes, y el audio resultante, que sonaba muy parecido a un módem de acceso telefónico, se transmitió por las ondas de radio. Los oyentes grababan el audio en cassettes y posteriormente cargaban los programas en sus computadoras. El programa de radio llamado «Hobbyscoop» se hizo muy popular. Incluso desarrollaron un nuevo formato llamado «BASICODE» para garantizar la máxima compatibilidad entre las diferentes computadoras personales que estaban disponibles en ese momento.

Game Tapes

Selección de juegos Commodore VIC-20 en cassette de audio.

La difusión de programas de computadora a través de la radio se convirtió en una locura y varias estaciones de radio en diferentes países europeos comenzaron a hacerlo. En Finlandia, un programa similar salió al aire en la estación de radio pública YLE. En 1.985, se emitió un programa piloto y se descargó con éxito a 600 kilómetros de la estación. En Yugoslavia, un programa llamado «Ventilator 202» en Radio Belgrado se hizo muy popular entre los geeks de computadoras, transmitiendo alrededor de 150 programas de computadora entre 1.983 y 1.986. Entre ellos se incluían programas para cálculos matemáticos, programas educativos cortos, mini-enciclopedias, juegos simples e incluso simulador de vuelo.

La primera vez que se envió un programa, el locutor de radio Zoran Modli tuvo que informar a los técnicos de Radio Belgrado de servicio que…

«…durante los próximos minutos solo se oirán pitidos».

Zoran Modli también recordó…

«Había quienes estaban confundidos y se preguntaban: ‘¿Qué está haciendo este lunático?’ ¡Pero quienes escucharon y entendieron con entusiasmo nos contactaron por teléfono para decirnos que habían cargado el programa en sus computadoras!».

En el Reino Unido, a Joe Tozer, de Radio West, se le ocurrió la idea de forma independiente casi al mismo tiempo. El primer programa que emitieron fue una imagen en blanco y negro estilo teletexto de 40 píxeles por 80 píxeles de la estrella de los ángeles de Charlie, Cheryl Ladd. Más tarde, el programa llamado «Datarama» comenzó a transmitir todo tipo de programas, incluidos minijuegos y una aplicación que traducía las entradas del teclado al código Morse.

La distribución de programas a través de la radio llegó a su fin a mediados y finales de los años 80, cuando la informática de 8 bits dio paso a la informática de 16 bits. Los nuevos procesadores eran más rápidos, pero también tenían «hambre de datos», y consumían más de 250 veces los datos que una computadora de 8 bits. Un cassette simplemente no podía contener tantos datos. En consecuencia, el almacenamiento en cassette se convirtió en algo del pasado y los disquetes y discos duros se convirtieron en los dispositivos de almacenamiento preferidos. No fue hasta finales del siglo XXI cuando la descarga inalámbrica de programas fue posible nuevamente a través del Wi-Fi.













Fecha de publicación: 8 abril, 2019

0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario