Entierro de un hombre con su coche

George Swanson era fue un apasionado de los coches y amaba tanto su Corvette blanco de 1984, que le llegó a pedir a su esposa que el día que falleciese, le enterraran junto a él.

En el histórico cementerio de Brush Creek, cerca de Irwin en Pensilvania, Caroline Swanson se aseguró de que se cumpliera el deseo de su marido.

El 25 de mayo de 1.994, George, un distribuidor local de cerveza y veterano de la Segunda Guerra Mundial, fue enterrado junto a su amado coche muscle blanco. La urna con sus cenizas se colocó en el asiento del conductor y su canción favorita, “Release Me” de Engelbert Humperdinck, se introdujo en el reproductor de casetes. Así, una grúa bajó al hombre y su máquina para que pudieran descansar eternamente.

Entierro coche

Para hacer posible el entierro de un automóvil del tamaño de un Corvette 1984, George había comprado varias parcelas contiguas en el cementerio de Brush Creek. Y teniendo en cuenta la salud y la seguridad de sus futuros vecinos, él y Caroline se aseguraron de que todos los fluidos del vehículo se drenarían antes del entierro.

Lápida de coche

George y su coche fueron enterrados junto a la primera esposa que tuvo, Geraldine (cuyos nietos también le dieron una hermosa despedida), y hay un espacio reservado para cuando llegue el momento de Caroline. En la sencilla lápida de la familia Swanson, el grabado de un Corvette es señal de que ahí descansa un amante acérrimo de los coches.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario