Estambul, una ciudad entre dos continentes

Estambul, la ciudad más grande de Turquía y la quinta más grande en el mundo por población, se considera europea, sin embargo, ocupa dos continentes diferentes. Una parte de Estambul se encuentra en Europa y la otra parte se encuentra en Asia.

La parte europea de Estambul se separa de la parte asiática por el estrecho del Bósforo, de 31 kilómetros de longitud, una vía fluvial que conecta el Mar Negro con el Mar de Mármara, y sirve de frontera natural entre los dos continentes.

Dos puentes colgantes a través del Bósforo – el puente del Bósforo y el puente Fatih Sultan Mehmet (también conocido como puente del Bósforo II) – conectan las dos partes, sin embargo, muchos turistas prefieren visitar la parte europea de Estambul debido a su importancia histórica.

La parte europea es también el centro de comercio de la ciudad con barcos, tiendas, empresas y contiene dos tercios de la población de la ciudad. El lado asiático, por su parte, es más relajado, con amplias avenidas, barrios residenciales y un menor número de hoteles y atracciones turísticas.

Estambul es una de las pocas ciudades en el mundo que comparte dos continentes. Otros ejemplos de ciudades similares entre Europa y Asia son las de Orenburg y Magnitogorsk. Del mismo modo, Suez es una ciudad egipcia a caballo entre África y Asia.

El Bósforo, al ser la única vía de agua entre el Mar Mediterráneo y el Mar Negro, fue lugar de asentamientos y ciudades importantes durante muchos años. Fue en el lado europeo del Bósforo donde fue fundada la ciudad de Bizancio por los antiguos griegos en torno al año 660 antes de Cristo, una ciudad que más tarde se convertiría en Estambul.

Cuando Constantino el Grande se convirtió en nuevo emperador romano, la ciudad fue rebautizada como Constantinopla en el año 333 antes de Cristo. Durante los 16 siglos posteriores, Constantinopla fue la capital del Imperio Romano, el Imperio Bizantino, el Imperio Latino y el Imperio Otomano, durante los cuales más de 120 emperadores y sultanes gobernaron las tierras.

Estambul fue una ciudad cristiana durante la época romana y bizantina, antes de que los otomanos la conquistaran en el año 1.453 y la transformaran en un bastión islámico y sede del último califato. Después de la Guerra de Independencia Turca, la moderna República de Turquía fue establecida en 1.923, y aunque Ankara fuera elegida como su capital, la ciudad no perdió importancia.

Muchos palacios y mezquitas imperiales todavía se alinean a día de hoy en las colinas de Estambul como recordatorios visibles del papel central de la ciudad años atrás.

Actualmente Estambul es una gran metrópoli que conecta dos continentes, culturas y religiones, además de ser el hogar de 15 millones de personas y uno de los mayores centros comerciales y culturales del mundo.








1 comentario

  1. Christian
    julio 02, 22:04 Reply
    Impresionante y demasiado rico en cultura ... Que parte a otros continentes ... Muy pronto Visitaremos Estambul.

Dejar un comentario