Pagoda de Kyaiktiyo, en Myanmar

Una roca dorada precariamente encaramada desafía la gravedad y atrae a peregrinos de todo Myanmar (Birmania).

Encaramados peligrosamente en el borde de un acantilado, los peregrinos han estado visitando la pagoda de Kyaiktiyo durante siglos para meditar y ofrecer ofrendas a Buda.

Kyaiktiyo Pagoda

No está claro si esta adoración es la responsable de que, de alguna manera, la roca no ruede por el precipicio, pero lo que está claro es que esta piedra cubierta de hojas de oro inspira a todos los que la visitan. Con 25 pies (7,6 metros) de altura y 50 pies (15,2 metros) de diámetro, es difícil pasar por alto la gran roca dorada del estado de Mon, en Myanmar.

Golden Rock 7

Según la leyenda, a un ermitaño budista le dieron un mechón de cabello del mismo Buda, que luego le entregó al rey. Por su regalo, el rey, utilizando poderes mágicos, sacó una gran roca con forma de cabeza del océano y se la ofreció al ermitaño. En ella pondría el pelo de Buda. Luego, el rey construyó una pequeña pagoda sobre la roca para adornar el cabello del Buda por toda la eternidad. Se dice que desde entonces los peregrinos se han congregado en este lugar.

Kyaiktiyo Pagoda (Golden Rock), Myanmar

Aunque la pagoda es pequeña en comparación con otros grandes lugares budistas de culto, su ubicación en una precaria roca compensa su reducido tamaño de 24 pies (7,3 metros) de altura. Al parecer, la roca apenas descansa sobre su base. Sin embargo, esta carente colocación atrae a miles de turistas cada año.

kyaiktiyo pagoda

La peregrinación a la pagoda de Kyaiktiyo alcanza su punto álgido durante el día de la Luna Llena de Tabaung en marzo, cuando 90.000 velas se encienden alrededor de la pagoda y la roca dorada brilla con luz propia en la noche.

Golden Rock 4

Kyaiktiyo Pagoda, Myanmar

Golden Rock 8

Golden Rock 6

Golden Rock 3













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario