Uravan, la ciudad radiactiva del uranio y el vanadio, en Colorado

A día de hoy, solo quedan unos pocos indicios de un pueblo minero enterrado en Colorado, el cual suministró el uranio para la primera bomba atómica.

A principios del siglo XX, el auge de la minería se extendió por el oeste de Colorado y el este de Utah en busca de vanadio, un valioso elemento utilizado para reforzar el acero.

El pueblo de Uravan comenzó con un solo molino y rápidamente floreció, una vez que la US Vanadium Corporation descubrió ricos depósitos en el valle circundante. Sin embargo, el vanadio quedó eclipsado por otro elemento que se encuentra como subproducto de su extracción: el uranio, que rápidamente ganó valor a medida que el trabajo sobre ciencia atómica se apoderó del mundo en las décadas de 1930 y 1940.

«Uravan» es un acrónimo de estos dos elementos, el uranio y el vanadio.

Uravan, Colorado
Cartel informativo prohibiendo el acceso a la antigua ciudad de Uravan.

El mineral se extraía de las laderas del valle de arenisca y los minerales extraídos se transportaban en camiones a un molino en el centro de Uravan, que se convirtió en una ciudad de unos 700 residentes con una escuela, casas familiares, una oficina de correos y diversas tiendas.

Former Hillside Mill Site - Uravan, Colorado
El molino de la ladera se cerró en 1984 y se derribó, pero los cimientos todavía pueden ser vistos.

Si bien el uranio se utilizó por primera vez para colorante amarillo, en la década de 1940 se vendió en secreto al gobierno de los Estados Unidos para su uso en el «Proyecto Manhattan». Los mineros de Uravan no sabían que la yellowcake que excavaron estaba siendo desarrollada para crear el arma más destructiva hasta la fecha, hasta que la noticia de la primera bomba lanzada sobre Hiroshima se abrió paso a través de las minas.

Former Hillside Mill Site - Uravan, Colorado

Las décadas que siguieron vieron un auge del uranio cuando Estados Unidos entró en la Guerra Fría, lo que atrajo a trabajadores y residentes al oeste de Colorado. Sin embargo en 1985, en parte debido a las nuevas plantas de energía nuclear y una industria nacional de uranio entorpecida, Uravan se cerró oficialmente.

Uravan, Colorado

Décadas de minería y molienda dejaron residuos radiactivos esparcidos por todo el valle, lo que le valió al área una designación como lugar Superfund peligroso. La ciudad se construyó literalmente con material radiactivo: los relaves de la mina desechados se utilizaron como base para nuevos edificios, se instalaron líneas de agua a través de residuos de molienda y la ladera favorita de los lugareños se llenó de equipos de molinos obsoletos.

Los residentes se vieron obligados a salir de la ciudad cuando un proyecto de décadas destruyó y desmanteló edificios, enterró relaves de molinos y eliminó los desechos radiactivos.

No Trespassing - Uravan, Colorado

Hoy, enterrada bajo la tierra y la arena, la antigua ciudad de Uravan se parece en gran medida a lo que era antes de que sus residentes llamaran hogar al valle radiactivo. Todo lo que queda es una cerca que protege a los curiosos que se acercan demasiado, con varios letreros informativos en la autopista «Highway 141».

Debido a su reconocimiento federal como un sitio peligroso, los visitantes tienen estrictamente prohibido caminar por los terrenos o explorar el antiguo municipio de Uravan más allá de la carretera de acceso.










Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *