10 lugares raros en Francia

Hay personas que a Francia no la ven como nada más que la Torre Eiffel y un gran vino. Sin embargo, aunque Francia es famosa por sus hermosos edificios, ciudades históricas y vastos viñedos, también está llena de vistas extrañas que dejarán a cualquier visitante con sentimientos ambivalentes.

Desde extraños museos de cera hasta castillos de palomas, Francia está llena de sorpresas y deleitará (o asustará) a cualquier visitante que se enfrente a los siguientes lugares:

1- Parque Dodo Manège, París


Los carruseles, o tiovivos, son comunes en parques de atracciones, zoológicos y centros urbanos. Sin embargo, Dodo Manège, en el Jardin des Plantes de París, es diferente, siendo conocido como el «carrusel de especies extintas y en peligro de extinción«. Dodo Manège lleva la diversión despreocupada de los tiovivos a un nuevo nivel. Solo contiene animales que ya no están en la naturaleza (o aquellos que pronto se unirán a este grupo). El carrusel está repleto de animales extravagantes extintos, como el lobo marsupial o el glyptodon. La atracción está diseñada para estimular la conciencia del riesgo de extinción de los animales de la faz de la Tierra.

2- Museo de Vampiros y Criaturas Legendarias, París


Museo de Vampiros y Criaturas Legendarias

Este terrible museo comenzó con textos antiguos, juguetes de vampiros, reliquias e incluso un kit de matanza de vampiros. Todos los objetos que se exhiben hoy en día están acompañados por historias que el académico Jacques Sirgent les contará a todos los visitantes de este extraño espacio. Y aunque el Museo de Vampiros y Criaturas Legendarias no es tan grande como los museos históricos y de arte de París, sigue siendo interesante para todos los visitantes.

3- Laberinto «Bosque de Dragones», Peaugres


laberinto

Diseñado por Adrian Fisher, uno de los diseñadores de laberintos más famosos del mundo, el gran «Bosque de Dragones» se encuentra en Peaugres, a 45 minutos al sur de Lyon, en Francia. En este extraño laberinto los visitantes deambulan durante varias horas hasta dar con la salida, perdidos detrás de los espejos de las esquinas. Para sacar de quicio todavía más a los intrépidos que se atreven a aceptar este reto, el diseñador añadió grandes acuarios con peces en las paredes, sabiendo que el movimiento de los peces confundiría aún más la capacidad de encontrar un sentido de la dirección. Este no es el único laberinto de este Fisher. Construyó laberintos en más de treinta países. Sin embargo, el de Francia es uno de los más famosos del mundo.

4- 59 de Rivoli, París


59 Rivoli

Este espacio artístico ecléctico comenzó con un grupo de artistas convirtiéndose en okupas ilegales. Comenzaron a ocupar un edificio abandonado en una de las calles principales de París. El espacio de la galería, que el grupo ahora ocupa legalmente, consiste en una combinación única de paredes cubiertas de graffiti y salas transformadas en espacios artísticos con la energía de la contracultura de París. El edificio está ubicado cerca de lugares como H&M y McDonald’s, pero Rivoli 59 está realmente lejos de sus famosos vecinos.

Si quieres conocer más acerca del 59 de Rivoli y ver imágenes de su interior, haz click aquí.

5- Castillos para palomas, repartidos por todo el país


castillos de palomas

En la Edad Media, al adherirse a una dieta basada principalmente en productos de cereales, las familias más ricas intentaron incluir la carne en sus alimentos y criar palomas en sus tierras. Para acomodar a los animales, construyeron los llamados «castillos de palomas» (palomares de enormes proporciones). Estas fortalezas se asemejaron a casas de muñecas de un cuento de hadas, pero en realidad sirvieron para un propósito mucho menos romántico. Conduciendo por la campiña francesa, los visitantes pueden ver estos pequeños castillos que agregan un toque único a la historia y el paisaje de Francia.

6- La Tête Carrée, Niza


Tete Carree

Al pasar por al lado de esta escultura con una altura de casi 30 metros, poco sabrían que, de hecho, hay una pequeña biblioteca dentro. En realidad el gran bloque de piedra esconde tres pisos llenos de libros. La escultura se llama «Tête Carrée» (Cabeza cuadrada) y, aunque su metáfora es bastante obvia, observar la escultura puede hacerte pensar en un significado más profundo.

7- Palacio Ideal, Hauterives


Palacio Ferdinand

Negándose a cumplir con cualquier estilo o época arquitectónica, este edificio es el resultado de 33 años de trabajo de Ferdinand Cheval. El Palacio Ideal sigue sorprendiendo a visitantes y arquitectos. Se trata de una sorprendente y extraña vista, en la que elementos de un templo hindú, un castillo medieval, una mezquita y una casa suiza se combinan en un palacio relativamente pequeño: su longitud es de solo 26 metros y su ancho es de 14. Sin embargo, su tamaño no resta al hecho de que es una obra sorprendente.

Si quieres conocer más acerca del Palacio Ideal de Ferdinand Cheval, haz click aquí.

8- Le Moulin Jaune, Crécy-la-Chapelle


Le Moulin jaune

Esta casa amarilla (Le Moulin Jaune se traduce literalmente como «el molino amarillo») no es muy similar a un edificio «normal». Solo cuando comiences a caminar verás lo extraño que es realmente Le Moulin Jaune, en Crécy-la-Chapelle. Creada por un payaso profesional, el área ofrece constantes sorpresas, desde candelabros que cuelgan de los árboles hasta calaveras gigantes anatómicamente precisas y pianos alados. Al visitante se le hace imposible adivinar lo que verá a continuación.

Mientras deambulan, los visitantes pueden encontrarse con otros miembros de la compañía de artistas, que agregan un poco de emoción y risas a un paisaje ya divertido. Desafortunadamente, este lugar está abierto solo unos pocos días al año y hay pocas entradas. Esto significa que visitar Le Moulin Jaune no solo es un entretenimiento especial, sino también un entretenimiento poco común.

9- Musée des Moulages, París


Musée des Moulages

En este extraño y grotesco museo hay dos pisos de «maniquíes anatómicos»: modelos de cera de partes del cuerpo enfermas. El museo alberga más de 3.500 objetos de cera y es considerado la colección más importante de ceras dermatológicas en el mundo. Este museo no es para aquellos que a menudo tienen náuseas. Si la apariencia de la piel cubierta con pus y erupciones no te parece agradable, prueba mejor a visitar el Louvre.

10- Capilla de Belén, Saint-Jean-de-Boiseau


Gremlin, Capilla de Belén

La Capilla de Belén (Bethlehem Chapel), originalmente construida en la tradición gótica, se derrumbó debido a las malas condiciones climáticas. En busca de un restaurador, se encontró un tallador de piedra llamado Jean-Louis Boistel, quien decidió que la capilla necesitaba una renovación más moderna. En lugar de las gárgolas medievales tradicionales como las capillas grotescas, las reemplazó con imágenes de la cultura pop, incluyendo figuras de gremlins y extraterrestres. Muchos de los ciudadanos más longevos no aprobaron el cambio, pero la generación más joven se mostró increíblemente entusiasta y apoyó el proyecto hasta su finalización.













Fecha de publicación: 22 junio, 2019

0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario