Atlantis Marine Park y la reinserción de delfines

Atlantis Marine Park, situado en Two Rocks, al suroeste de Australia, se construyó en el año 1.981 con la esperanza de que el cercano auge de la ciudad de Perth atrajese una considerable cantidad de visitantes a un nuevo y brillante parque temático oceánico.

Un Neptuno de diez metros de alto con su tridente fue levantado como la imagen por excelencia del parque por el artista local Mark Le Buse. Junto a la monumental escultura, se hicieron numerosas piscinas y muchas otras extrañas esculturas con temas oceánicos, incluida una cabeza incorpórea de Jacques Cousteau. El parque sería el primer paso para convertir el área en una “ciudad del ocio”.

Atlantis Marine Park WA

Seis meses antes de la inauguración de Atlantis Marine Park, las atracciones ya estaban terminadas y siete delfines nariz de botella salvajes fueron llevados a la laguna del parque y entrenados para realizar diversos espectáculos. Los delfines serían el principal atractivo del parque para los próximos diez años.

Atlantis Marine Park Two Rocks, 1988
Atlantis Marine Park en el año 1.988.

Con el paso del tiempo, Atlantis Marine Park no resultó ser ese “generador de dinero” que sus creadores esperaban y para finales de los años ochenta, estaba perdiendo dinero. El conjunto inicial de delfines salvajes creció a nueve en 1.988, cuando nacieron tres delfines en cautiverio. Estos recién llegados crearon nuevos problemas para el parque. Las regulaciones para los cercados de delfines habían cambiado y la legislación requería que el parque construyera un área más grande para los delfines. Junto con un flujo de efectivo ya en disminución, la “Tokyu Corporation” (empresa gestora decidió cerrar el parque en 1.990.

El dios romano Neptuno quedó elevado sobre su desmoronado reino.

Dios Neptuno

Con el cierre del parque se produjo un acuerdo de los gestores con la comunidad científica y, particularmente, con el investigador y veterinario Nick Gales. A cambio de liberar a la compañía de su obligación financiera con los delfines, Tokyu Corporation concedería permiso para intentar reintroducir a los animales salvajes y sus descendientes nacidos en cautiverio nuevamente en la naturaleza. Sería algo muy complicado.

Atlantis Marine Park WA

La esperanza era proporcionar un estudio de caso para poder hacer lo mismo con otros delfines cautivos a los océanos abiertos. El primer paso para los delfines del ya cerrado Atlantis Park fue “recordarles” qué implicaba la supervivencia en la naturaleza. Los delfines adultos del parque habían estado en cautiverio durante casi una década y los más jóvenes nunca habían cazado en la naturaleza. Todos necesitaban que se les mostrara cómo cazar peces. Mientras que algunos de los delfines respondió de inmediato, los delfines nacidos en cautividad “parecían tratar el ejercicio como un juego y a menudo perseguían al mismo pez, compitiendo más entre sí que mostrando realmente habilidad para alimentarse”, según la investigadora Kelly Waples.

Atlantis Marine Park

Mientras los investigadores observaron a los delfines, también intentaron romper cualquier interacción humana con los animales. Sin embargo, los delfines constantemente se quedaban observando a los investigadores como esperando a que les enseñaran otro juego. “Muy a menudo, mientras intentábamos registrar las observaciones del comportamiento natural, los delfines de menor edad se detenían, nos observaban durante varios minutos y luego, al unísono perfecto, se embarcaban en una serie de chapoteos con la cola”, decía la investigadora.

Atlantis Marine Park WA
Restos de las estructuras de Atlantis Marine Park.

Después de vivir en un corral marino, a los delfines adultos se les implantaron transmisores de radio para tenerlos controlados y, posteriormente, todos fueron liberados en la naturaleza. Una vez libres, los delfines lucharon, aunque les fue difícil cazar y perdieron peso rápidamente. La estructura del grupo se rompió. Adicionalmente, se supo que uno de los delfines jóvenes se movía por centros turísticos, tratando de interactuar con los seres humanos.

Atlantis Marine Park WA

En última instancia, tres de los delfines demostraron ser incapaces de vivir en la naturaleza. Fueron recapturados y llevados a un acuario local conocido como UnderWater World. A finales de 1.999, todos los delfines murieron misteriosamente en rápida sucesión.

El destino de los otros delfines no quedó claro. La división del grupo y los fallos del rastreo por radio los hizo cada vez más difíciles de localizar. Desde febrero de 1.992, ninguno de los delfines salvajes de Atlantis Marine Park volvió a dar señales de vida, aunque ocasionalmente hubo pescadores que afirmaron haberse topado con algún “delfín inusualmente amigable” en la zona.

Atlantis Marine Park WA

Desde el cierre del parque, las esculturas de Atlantis Marine Park han sido vandalizadas constantemente. Ya en el año 2.015 un grupo de voluntarios restauraron la escultura del rey Neptuno y reabrieron el área para los visitantes, que ahora pueden pasear por el sitio e imaginarlo tal como era, tanto para humanos como para delfines.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario