Cascada en el edificio chino Liebian

En un país donde se levantan nuevos edificios todos los días, es un desafío para los arquitectos crear diseños originales que destaquen entre la multitud de rascacielos que ahogan el horizonte de las ciudades chinas.

Esto ha llevado a algunos arquitectos hacia diseños “refrescantemente” nuevos.


Cascada en el edificio Liebian.

Así, cuando el edificio Liebian de 120 metros de altura en Guiyang, China, abrió el grifo por primera vez, los residentes, en pánico, llamaron a los periódicos locales para informar sobre una catastrófica fuga de agua. La “fuga” resultó ser una cascada artificial incorporada en la fachada del edificio. La cascada de 108 metros de altura, cayendo por uno de los costados del edificio, es probablemente la cascada artificial más alta del mundo.

La cascada puede parecer muy bonita y agradable a ojo del viadante, pero el mantenimiento costará a los propietarios del edificio unos 118$ (100€) por hora, lo que no es muy ecológico, y ha molestado a algunos ciudadanos con visión de futuro.

“¿De quién fue la idea de poner una cascada en un edificio? Es una idea terrible”, dijo un residente a Kanka News, un noticiero chino. “Realmente deberían utilizar la energía en lugar de desperdiciarla así”.

En respuesta, los gerentes del edificio dijeron que la cascada se pondrá en funcionamiento únicamente en ocasiones especiales, durante unos 10-20 minutos, y usará agua reciclada de la lluvia o del grifo.

Aún así, una cascada que dura solo de 10 a 20 minutos durante un puñado de ocasiones especiales por año, y que cuesta más de cien dólares por hora, parece ser todo un desperdicio.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario