¿Un tren cruzando un estadio de fútbol? Sí, en Eslovaquia.

Ir a cualquier evento deportivo para ver jugar a tu equipo, en lugar de quedarse en casa y ver la transmisión en directo, tiene sus ventajas. Ir al estadio tiene sensación únicas: el ruido, la multitud, los gritos, las interrupciones ocasionales… todo se suma a la emoción.

Así, imagina lo emocionante que debe ser la experiencia para los espectadores del club TJ Tatran Čierny Balog cuando ven jugar a su equipo y el partido es interrumpido por un viejo tren de vapor que cruza el estadio entre las gradas y el campo. Este estadio municipal en Čierny Balog, Eslovaquia, es el único estadio en el mundo con un vías ferroviarias atravesándolo.

Čierny Balog es un gran municipio, un conglomerado de trece aldeas, el cual fue uno de los centros del Levantamiento Nacional Eslovaco anti-nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Su histórico ferrocarril de vía estrecha se construyó a principios de 1.900, originalmente para transportar madera entre Čierny Balog y Hronec. Más tarde, la red se amplió para transportar madera de los bosques y, a mediados del siglo XX, el ferrocarril tenía una longitud total de casi 132 kilómetros, siendo la red ferroviaria forestal más extensa de Checoslovaquia.

Cuando se construyó el ferrocarril en Čierny Balog, no había campo de fútbol. El estadio se levantó más tarde, a medida que el pueblo crecía. En 1.982, el ferrocarril dejó de funcionar, pero 10 años más tarde retomó sus funciones como ferrocarril patrimonial para turistas. Las vías a lo largo de Čierny Hron tienen ahora 17 kilómetros de longitud.

El estadio de fútbol pertenece al club local TJ Tatran Čierny Balog. Es un estadio pequeño, pero a su vez único.

Tren de vapor atravesando el estadio


Waldbahn Čierny Balog

Waldbahn Čierny Balog

Waldbahn Čierny Balog

Waldbahn Čierny Balog













Fecha de publicación: 23 mayo, 2019

0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario