La “guerra del Whisky” de la isla Hans


En lo más remoto, al norte del Océano Atlántico, justo en el borde de las aguas heladas del Océano Ártico, se encuentra una pequeña isla. Conocida como Hans, el nombre de un viajero de Groenlandia del siglo XIX, es tan estéril como cualquier otra isla deshabitada podría ser: plana, expuesta a montículos rocosos sin vegetación y sin recursos naturales aparentes. Sin embargo, esta pieza anodina de roca ha estado en el centro de una disputa territorial entre Canadá y Dinamarca, que se ha estado librando desde hace casi medio siglo.


Hans Island, vista desde el aire, con la isla de Ellesmere al fondo.

Hans Island se encuentra en medio del estrecho de Nares, un canal de 35 kilómetros de ancho que separa Canadá y Groenlandia, un territorio autónomo de Dinamarca. El derecho internacional dicta que todos los países tienen derecho a reclamar los territorio que se encuentren a 20 kilómetros de su costa. Esto pone a la isla Hans, tanto en aguas danesas como canadienses.

La disputa territorial apareció por primera vez en el año 1.973, cuando ambos países estaban elaborando sus fronteras marítimas. En ese momento, no se pudo llegar a ningún acuerdo entre los dos gobiernos, por lo que el asunto se aplazó para más adelante. La disputa real comenzó en 1.984, cuando durante una visita del ministro danés de Groenlandia a la isla, plantó la bandera nacional de su país y dejó un mensaje que rezaba “Bienvenidos a la isla danesa” junto con una botella de brandy. Cuando Canadá se enteró de ello, envió una tropa a la isla para reemplazar la bandera danesa con una bandera canadiense y la botella de licor danesa por whisky canadiense.


Soldados daneses en la isla de Hans en 2.002.

Así nació una “guerra del whisky” desenfadada. Durante décadas, las tropas canadienses y daneses visitaban la isla alternativamente para cambiar las banderas y dejar una botella de licor o whisky, dependiendo que tropas lo hicieran. En 2.005, los canadienses instalaron una placa de metal en la isla afirmando que era de su propiedad. Por otra parte, el ministro danés de Asuntos Exteriores declaró que a “estar visitando la isla y cambiando banderas constantemente sería algo infantil entre dos aliados de la OTAN”.

Hoy en día, la disputa territorial aún no se ha resuelto.


Placa instalada por personal de las Fuerzas Canadienses en la isla de Hans en 2.005.


Personal de las Fuerzas Canadienses levantando la bandera de Canadá en la isla de Hans en 2.005.





Autor

Quiza tambien le interese

0 Comments

Todavia sin comentarios!

Puede ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario