El cráter y la explosión de Fauld

En las afueras de la pequeña localidad de Hanbury, en Staffordshire, Inglaterra, a unos pocos minutos a pie de The Cock Inn, existe un gran cráter creado por una de las mayores explosiones accidentales de la historia, la cual es también la mayor explosión no nuclear producida en suelo británico. El incidente se produjo el 27 de noviembre de 1.944.

En aquellos días, el área era utilizada por la Fuerza Aérea Real como un depósito de municiones llamado RAF Fauld. Las municiones fueron almacenadas bajo tierra en minas de yeso en desuso, y contenían, en el momento de la explosión, cerca de 4.000 toneladas de municiones y 500 millones de cartuchos de rifle, además de una gran variedad de otras armas.


Bombas apiladas en uno de los túneles de la RAF Fauld.

Durante varios meses, la RAF (Fuerza Aérea Real) se encontraba luchando con escasez de personal, por lo que se vio obligada a reclutar doscientos prisioneros de guerra italianos en varios puestos de trabajo en todo el campamento. Muchos de ellos fueron destinados a trabajar en el depósito de almacenamiento de municiones, donde se manejan bombas y se realizaban tareas peligrosas que requerían habilidad y experiencia. Un simple error, tal como la elección de la herramienta equivocada, podría tener consecuencias fatales. Y eso es exactamente lo que sucedió.

Una investigación después del accidente reveló que uno de los pilotos estaba tratando de retirar el detonador de una bomba, pero en lugar de utilizar un listón de madera, estaba usando un cincel de latón, producción una chispa fatal.

Todo lo que había dentro de un kilómetro a la redonda de la mina fue destuido. Los escombros cayeron sobre pueblos ubicados a 10 kilómetros de distancia. Los muros de contención de un embalse cercano se vinieron abajo, y la inundación resultante destruyó una fábrica de yeso, matando a 37 trabajadores dentro de ella.

En total, alrededor de 70 personas perdieron la vida y unas 200 cabezas de ganado perecieron. La explosión se escuchó y sintió a 60 kilómetros.

Si bien gran parte de la instalación de almacenamiento fue destruida por la explosión, el sitio en sí continuó siendo utilizado por la RAF para el almacenamiento de municiones hasta 1.966. Hoy en día todavía hay una cantidad significativa de municiones sin estallar enterradas debajo del cráter.

El cráter de la explosión sigue cuenta actualmente con 30 metros de profundidad y 230 metros de ancho, aunque, eso sí, sumido por la naturaleza. El suelo del cráter está cubierto por pequeños arbustos y árboles ya maduros. Un sendero circular a lo largo del borde fue creado para hacer el cráter más accesible. Junto al cráter se encuentra un monumento dedicado a los que murieron en aquella explosión.

Fauld Bomb Crater








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario