Monumento a la batalla de Marston Moor, York, Inglaterra

En medio de lo que eran tranquilas tierras de cultivo, a las afueras de York (Inglaterra), se libró una de las batallas más importantes de la Guerra Civil Inglesa el 2 de julio de 1644: la batalla de Marston Moor.

De hecho, se cree que fue la batalla más grande jamás librada en suelo británico.

20180810-DSC_0228
Monumento a la batalla de Marston Moor.

A lo largo de aquel verano de 1644, las fuerzas parlamentarias, bajo el mando de Lord Fairfax y el conde de Manchester, se unieron a los Covenanters escoceses, dirigidos por Alexander Leslie (Conde de Leven), que habían estado sitiando el bastión realista de la ciudad de York. En el otro bando, en el lado realista, el príncipe Ruperto del Rin había reunido un ejército y marchó por el noroeste de Inglaterra, a través de los Peninos, para liberar la ciudad.

Realistas y parlamentarios se cruzaron en las afueras de York, en Marston Moor, en lo que resultó ser una de las batallas más grandes de la guerra.

También se consolidó como la batalla que puso fin a la presencia realista en el norte de Inglaterra, junto con sus puertos y el acceso a sus aliados en Escocia que, a su vez, condujo a su derrota final en el conflicto.

 

El conflicto


Marston Moor Battlesite memorial

El conflicto había comenzado de manera brillante para el príncipe Ruperto del Rin, quien fue ayudado por William Cavendish, el marqués de Newcastle, cuando el 1 de julio superó a fuerzas de parlamentarios y recuperó York. A pesar de ser superado en número por unos 10.000 hombres, Ruperto buscó la batalla contra ellos, y ambas fuerzas se reunieron en Marston Moor.

Disuadido de atacarles directamente, Ruperto sufrió un ataque sorpresa de los parlamentarios, cuya caballería, bajo el mando de Oliver Cromwell, derrotó a los realistas y luego procedió a aniquilar a la infantería restante para lograr una victoria decisiva, dejando sin vida a unos 4500 hombres realistas y capturando a otros 1500. El bando de los parlamentarios sufrió alrededor de 300 bajas.

Gran parte de la culpa de la derrota de los realistas recayó en los hombros de los dos comandantes que soportaron una relación conflictiva. Cavendish, que estimó que gastó un millón de libras en financiar las fuerzas del rey en el norte, huyó a Europa poco después. Por otro lado, Ruperto, cuyos primeros éxitos en la guerra se volvieron cada vez más accidentados, terminó como el comandante de todas las fuerzas realistas.

Marston Moor Battlesite memorial
Monolito de Marston Moor.

De aquella batalla existe un monumento en forma de monolito junto al camino que corre entre las aldeas de Long Marston y Tockwith, presentado por la Sociedad Cromwell como un monumento a la batalla.

El camino pasa, como lo hizo en aquel momento, por el centro del campo de batalla de Marston Moor, en las afueras de York, en Inglaterra.










Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *