Los árboles de lava en Hawaii

Cuando la caliente lava de una erupción volcánica invade un bosque, a menudo la lava no voltea a los árboles, sino que fluye a su alrededor. La humedad del árbol hace enfriar la lava en contacto con el tronco, formando una dura cáscara exterior.

El tremendo calor quema la madera en el interior y se crea un molde hueco con la forma original del árbol. En algunos casos, el árbol puede permanecer en pie durante años, como si de un esqueleto carbonizado se tratara, y el contadas ocasiones, llegan incluso a crecer después de la erupción.

El mejor ejemplo de árboles de lava, se encuentra en la isla de Hawaii, en el sureste de Pahoa, en el distrito de Puna. Aquí, todo un bosque de árboles ohi’a fue envuelto por lava fundida que llegó a cubrir una profundidad de 11 metros, cuando el volcán Kilauea entró en erupción en el año 1.790. Los árboles fueron rodeados de lava, llevando a cabo todo el proceso explicado anteriormente, y poco después se abrieron pequeñas fisuras en el suelo, permitiendo que la lava fundida drenara de nuevo en la tierra.

Hoy en día, este parque de árboles de lava, se compone de un total de 17,1 hectáreas. Muchos de sus árboles están cubiertos de musgo y otros han caído al suelo, dejando al descubierto su hueca estructura.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario