Un monumento pintado del ejército soviético en Bulgaria

El Monumento al Ejército Soviético se encuentra en el Jardín del Rey, en el corazón de la capital búlgara de Sofía. Construido en el año 1.954, fue creado como símbolo de gratitud por el Ejército Rojo soviético para ayudar a Bulgaria en sus esfuerzos de guerra durante la Segunda Guerra Mundial.

El monumento representa a un soldado de ejército soviético al lado de un trabajador varón y una mujer campesina de Bulgaria. En la base del monumento existen varios bajorrelieves que representan una mezcla de escenas: soldados en los campos de batalla y campesinos búlgaros en el trabajo. Todo el complejo monumento está rodeado por un parque que se ha convertido en uno de los más populares lugares para los jóvenes de la zona.

Desde el comienzo de la transición de Bulgaria a la democracia, el sentido y el futuro del monumento provocó acalorados debates. Los opositores al monumento no estaban contentos con la presencia de un monumento de un ejército extranjero tan dominante en el país. En los últimos años, el monumento se ha convertido en un lienzo para declaraciones políticas anónimas en múltiples ocasiones.

Los vandalismos en el monumento comenzaron en junio del año 2.011, cuando fue pintado durante la noche por artistas desconocidos, que transformaron a los soldados del ejército soviético en superhéroes americanos populares y personajes de dibujos animados, incluyendo a Superman, el Joker, Capitán América, Santa Claus, Lobezno, la Máscara y Wonder Woman. Un subtítulo fue pintado debajo, el cual se traduce como “al ritmo de los tiempos”. El hecho fue ampliamente cubierto por los medios de comunicación internacionales y provocó fuertes discusiones en la sociedad búlgara.

En febrero del 2.012, el monumento fue atacado de nuevo. Esta vez a los soldados se les puso la máscara de los británicos revolucionarios de Guy Fawkes, como en las protestas contra el ACTA. En agosto de 2.012, el monumento se convirtió en motivo de protesta para el colectivo feminista Pussy Riot. En febrero de 2.012, fue pintado honor a las víctimas del comunismo en Bulgaria, con los colores de la bandera nacional: blanco, ver y rojo. Otra vez en agosto de 2.013, artistas desconocidos pintaron el monumento en rosa en honor al aniversario de la Primavera de Praga. Una inscripción en búlgaro y checo decía: “Bulgaria se disculpa“.


El monumento pintado de color rosa con la inscripción “Bulgaria se disculpa”, tanto en búlgaro como en checo, en lo que parece ser una disculpa artística por el apoyo de Bulgaria para aplastar la sublevación en la Primavera de Praga contra el régimen comunista el 20-21 de agosto de 1968. Foto: REUTERS

En febrero de 2.014, unos desconocidos pintaron el monumento con los colores nacionales de Ucrania en apoyo a la Revolución de 2.014 de Ucrania. La frase “¡Gloria a Ucrania!” fue escrita en ucraniano en la base del monumento, así como una referencia obscena al presidente ruso, Vladimir Putin.

El vandalismo continuado, enfureció a Rusia, que exigió que se proporcionara protección adecuada al monumento para evitar este tipo de incidentes en el futuro.


Una mujer posa para una foto con las figuras de los soldados soviéticos en la base del monumento del ejército soviético, partes de las cuales se han pintado con los colores de la bandera de Ucrania por un desconocido, en Sofía el 23 de febrero de 2014. Foto: REUTERS


Un hombre toma fotografías del monumento de la era comunista pintado con los colores de las banderas de Ucrania y Polonia en Sofía, Bulgaria. Foto: REUTERS


Bajorrelieve en el lado sur de la base del monumento.


Bajorrelieve en el lado este de la base del monumento.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario