Okunoshima, una isla repleta de conejos

Okunoshima es una pequeña isla japonesa, ubicada en el Mar Interior de Japón, en la prefectura de Hiroshima. Pero, ¿qué tiene de especial este lugar que está completamente repleto de conejos?

IMG_0572

Apodado como “Rabbit Okunoshima”, este sitio atrae cada año a miles de amantes de los animales. Grandes cantidades de conejos son uno de los pasatiempos más relajantes de esta isla perfecta para visitarla un fin de semana.

IMG_0473

Okunoshima podría ser un lugar de belleza natural, pero tiene un pasado oscuro. A principios del siglo XX, sirvió de base para experimentos con gas letal del Ejército Imperial. Más de 6.000 toneladas de 5 tipos de gases venenosos se fabricaron en esta misma isla entre los años 1.929 y 1.945. Durante este tiempo, Okunoshima se encontraba “omitida” del mapa y sus trabajadores juraron guardar el secreto de lo que hacían por aquel entonces. Actualmente se pueden ver las ruinas de las antiguas fábricas en la isla.

Okunoshima (Bunny Island), Hiroshima-ken

En cuanto a los conejos, algunas fuentes afirman que lo peludos animales fueron traídos durante la Segunda Guerra Mundial para probar con ellos los efectos de los gases tóxicos. Otras fuentes dicen que fue un grupo de amigos que estaban de viaje en Okunoshima y dejaron atrás 8 conejos y estos se reprodujeron.

IMG_0481

La verdad es que a día de hoy todavía no podemos saber cómo llegaron los primeros conejos a Okunoshima, pero la isla de tan sólo 2,5 kilómetros de circunferencia, está repleta de ellos.

Los conejos de Okunoshima son salvajes, pero muy acostumbrados a la presencia humana. A veces, incluso se acercan a los turistas en busca de un aperitivo. Quienes visitan la isla son, en su mayoría, amantes de los animales, y es que una isla llena de conejos parece difícil que se resista a no ser visitado. Por cierto, la caza de conejos en Okunoshima está prohibida.

IMG_3955

A pesar de que los turistas acuden a la isla para estar en contacto con los animales, el legado del gas venenoso no se olvida fácilmente. Okunoshima no sólo alberga el Museo del Gas Veneno, sino que también huele a contaminación química, incluso en nuestros días. En el año 1.996 se encontró arsénico en los suministros de agua de la isla y en 2.005, el Ministerio de Medio Ambiente confirmó que el nivel de este elemento químico en la atmósfera era 49 veces superior que lo normal.

IMG_4091

De los 6.000 trabajadores que fueron empleados entre 1.929 y 1.945, muchos sufrieron problemas respiratorios, de algunos incluso, se llegó a rumorear que sufrieron horribles desfiguraciones.

IMG_4097

La isla, ahora, ha sido declarada segura para los turistas, pero de acuerdo a lo que afirma Masayuki Yamauchi, un voluntario que enseña las ruinas de la fábrica de Okunoshima, hay 11 lugares conocidos en la isla donde fueron enterrados algunos trabajadores tras el in de la guerra. Estos lugares están acordonados pero son muchas las voces que sostienen que la isla no es segura para los seres humanos, incluso hoy en día, dado el hecho que nunca hubo un gran operación de descontaminación.

IMG_4122

Por razones de seguridad, a los turistas se les recomienda que permanezcan en las zonas acotadas para las visitas y no se dispersen por caminos aislados.

Mapa de Okunoshima









1 comentario

Dejar un comentario