Viaducto Petrobras abandonado en la selva brasileña

Como si hubiera sido transportado milagrosamente desde un área urbana, el abandonado Viaducto Petrobras se eleva en la exuberante selva sudamericana como una clara evidencia de un gasto público totalmente innecesario.

Viaducto abandonado

La construcción de la autopista Río-Santos comenzó en la década de 1.960 y, en 1.976, se suponía que un tramo de la carretera conectaría con la autopista existente. Sin embargo, los planes se cambiaron en el último minuto, por lo que la carretera existente se conectó a la ruta costera y el viaducto recién construido, que nunca se llegó a utilizar, simplemente se abandonó.

Hoy en día, con más de 40 metros de altura y con 300 metros de longitud, la carretera elevada de hormigón macizo es devorada lentamente por la vegetación circundante.

Si bien el proyecto en el momento del abandono ya se suponía totalmente innecesario, hoy en día es una popular atracción turística para los viajeros que desean escalar y hacer puenting.

Viaducto

Se puede acceder al viaducto abandonado Petrobras desde la ciudad de Caraguá, en el estado de São Paulo, a través de una estrecha carretera rural.

El camino hasta el viaducto debe hacerse o bien a pie o en bici/moto en su tramo final, ya que no da cabida a vehículos más grandes.










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *